Otoño del Gran Prix Mendoza se corre este sábado para con vivar la pasión por el deporte, los espectaculares paisajes mendocinos y el vino

Una vez más coleccionistas de autos y fanáticos de la estética clásica y sportiva del automovilismo, podrán disfrutar de una competencia elegante. La edición Otoño del Gran Prix Mendoza se corre este sábado combinando la pasión por el deporte, la vivencia directa con los espectaculares paisajes mendocinos de la estación, gastronomía y vinos. Además, en esta edición la vuelta finaliza en la emblemática Casona 1891 del  flamante barrio El Torreón de Maipú, donde los participantes almorzarán un menú a cargo de los chef Matías Podestá y Nadia Harón.

El Gran Prix es una carrera de tres competencias diseñadas para Autos Clásicos & Sport, bajo el sistema internacional de regularidad, el mismo que se utiliza para el Rally de las Bodegas.

Los pilotos, muchos invitados de Chile, comparten el espíritu deportivo, momentos de entretenimiento, relax y todo un estilo de vida incluida la adrenalina en las carreteras.

En la vuelta que abarca los departamentos de Luján y Maipí, veremos entre 20 a 30 autos clásicos y sport modernos, que harán su largada desde Club Tapiz en la ruta 60 para probar sus motores y habilidades por las zonas de Barrancas, Medrano y El Carrizal.

Cerca del mediodía el programa incluye una parada en la Finca Flichman, donde se harán nuevas pruebas con los autos y los pilotos recorrerán las instalaciones de la bodega.

Para los organizadores del Gran Prix, la competencia es «una manera de poner en valor a Mendoza destacando sus paisajes, el vino, la montaña de Los Andes, su cultura, la calidez de la gente y todos sus atractivos, invitando a cada fecha a corredores de todo el país y de Chile».

Artículos Relacionados