La windsurfista mendocina representa a Argentina en los JJOO. Busca ubicarse entre los primeros 15 lugares en Tokio.

    María Celia Tejerina es una de las deportistas mendocinas que participan en los Juegos Olímpicos 2021. La joven de 27 años ya está en Enoshima,  sede de Tokio 2021, con la experiencia previa de haber estado en Río de Janeiro 2016, donde obtuvo el 21° puesto en la modalidad RS:X, especialidad que en los JJOO de Japón se disputará por última vez.

    Celi comenzó a navegar cuando tenía 14 años. Fue en un programa familiar de fin de semana en el dique Potrerillos cuando se despertó su pasión por este deporte. De a poco fue entrando en campeonatos y competencias. «El año en que empecé había un programa de desarrollo de windsurf con vista a los Juegos Olímpicos Juveniles de Singapur 2010, yo justo tenía la edad para entrar y me dieron la oportunidad, ahí fui empezando a especializarme un poco y viendo de qué se trataba», explica.

    Sus padres (los referentes del andinismo María Mackern y Carlos Tejerina) la criaron en el deporte y de ellos heredó su amor por la naturaleza. Integra la Selección Argentina de Windsurf y además es miembro de la Asociación Mendocina de Windsurf. En la actualidad está por terminar la carrera para ser contadora pública nacional en la UNCuyo.

    Su entrenamiento previo a los juegos fue muy completo. «Requiere de fuerza y también de un corazón fuerte», dice Celia. Para esto trabajó la parte física con su entrenador Ezequiel Aravena y lo complementó con un entrenamiento mental junto a Mercedes Apugliese, su psicóloga deportiva. En Buenos Aires hace un trabajo integral con Raúl Saubidet, quien le ayuda en la parte técnica. «Para nosotros son super importantes las regatas, que fue todo un tema con la pandemia y tuvimos que trabajar diferente», agrega la deportista.

    Para la joven el período de aislamiento fue un momento difícil. «Al principio de la cuarentena estaba muy optimista entrenando físicamente, pero con el paso de los días empecé a ver que mis rivales estaban navegando y teniendo una vida un poco más normal, y ahí sentí que la situación estaba afectando mi rendimiento. Después los juegos se postergaron, entonces había que pasar el encierro y ponerle la mejor de las energías».

    A pesar de esta situación, Celia espera quedar entre las 15 primeras competidoras. «La verdad este número me lo puse antes de que apareciera la pandemia, pero espero poder lograrlo», dice ilusionada y agrega «sin dudas cumplir este objetivo va a ser parte de poder plasmar todo el trabajo que hice, y esto lo voy a poder hacer si estoy tranquila y disfrutando».

    A Celi le encanta Mendoza y al ser consultada sobre qué lugares le recomendaría a un extranjero para visitar admite que le es difícil decidirse por uno sólo y que le gusta sugerir un poco de cada cosa. «Recomiendo que vengan con tiempo porque si bien es una provincia chiquita, tiene mucha naturaleza por recorrer. Siempre recomiendo el dique Potrerillos porque tiene montañas alrededor y es precioso. Cada vez que viajo y vuelvo a Potre me asombro y lo disfruto un poco más. Vallecitos me gusta mucho para ir a caminar y también el sur, el Valle de Uco, que es muy especial y tiene todas las bodegas», cierra.

    Te dejamos su cuenta de Instagram  para que sigas su performance en en los Juegos Olímpicos de Tokio.