La diseñadora de alta costura Elina Peralta abrió las puertas de su lugar de trabajo y confió que sus diseños «son femeninos pero no rococó, sensuales pero sin ser groseros» y que le gusta «combinar y generar equilibrios»

El amor de Elina Peralta por las agujas, botones, elásticos y telas comenzó de muy chica, en la mercería de sus abuelos maternos ubicada en su San Rafael natal. El juego constante con ellos la llevó a descubrir su fascinación para bordar y a los 15 años, en la máquina de coser a pedal de su Lela, se cosió su primera remera. «Lo único lindo que tenía esa prenda era el bordado», recordó entre risas.

Decidida a continuar con su vocación, estudió la Licenciatura de Diseño de Indumentaria y Textil y se capacitó en Alta Costura, en Buenos Aires, con Mirta Liñeiro: «ella es como la diosa de los corsets y es la profesora de Verónica de la Canal», remarcó.

Al recibirse, su jornada se dividía entre dictar clases en la Universidad de Mendoza, y hacer fichas técnicas y moldería en empresas privadas. “Mi mamá es docente y siempre hubo un pizarrón y tizas en mi casa; y la parte técnica me gusta mucho porque soy muy organizada. Siempre he combinado el trabajo».

Quizá la combinación es uno de los sellos distintivos de esta diseñadora de alta costura que desde hace un año abrió las puertas de su propio atelier: Boppard. “Me interesa e inquieta mucho la tendencia de la moda. En mis diseños mezclo lo que la gente quiere consumir con algo de diseño de autor, con algo que me pasa a mí creativamente”.

–¿Cómo definirías a tus prendas?

–Es algo que surge sólo, siempre salen piezas románticas, delicadas, femeninas pero sin caer en el cliché de lo que constantemente se ve. Va muy de la mano con la mujer mendocina que es muy delicada, sobria, sutil y con un muy buen gusto.

–¿Cuál es tu sello en los vestidos de novias?

–Me gusta combinar las telas planas –las que no elastizan– con las de punto para que las prendas se adapten al cuerpo y sigan siendo cómodas. Además intento aplicar en mis colecciones pequeñas piezas de oficios que han quedado en desuso para revalorizarlos, como son el de marroquinero, orfebre, la modista, la bordadora.

A la hora de los bordados, la diseñadora de alta costura de Boppard se fija primero en la tela sobre la cual trabajará: «Si es más lisa hay posibilidades de usar más brillo o dibujos más concretos como flores en cambio, si es muy cargada o brillante, recomiendo que el bordado sea más opaco, que no se vea muy estridente».

Los primeros dos vestidos de novia diseñados por Elina fueron el de su mejor amiga y el de su hermana, situación que la enorgullece por la confianza depositada en ella.

A la hora de hacer un modelo exclusivo para cada futura novia, Peralta se basa en lo que cada una de ellas desee; «es fundamental qué es lo que quiere cada mujer para ese día tan especial y en base a eso hago el boceto; propongo varias propuestas de diseños –de frente y espalda–, la novia los analiza, combina y hasta elimina ideas y así llegamos al vestido ideal», detalló.

Un dato interesante es que Elina toma las medidas seis meses antes de la boda y se modifica, si es necesario, hasta el día anterior. «Le dedico mucho tiempo a la moldería. Yo corto las telas, las coso y las plancho, soy muy puntillosa. Un mes antes el vestido ya está terminado y colgado en su funda en mi atelier».

La primera prueba es la del forro del vestido con el cual, la novia tiene la primera idea de lo que será el vestido de ensueño. Luego, 3 o 2 meses antes del casamiento, se hace una segunda prueba con las telas finales y el último mes, se mide el modelo terminado.

En Boppard, la novia también encontrará un catálogo de telas que la diseñadora trae de Buenos Aires, Chile y/o New York. Pero también puede optar por que Elina la acompañe en la búsqueda de la tela soñada por tiendas de Mendoza o hasta llegar con telas propias al atelier. “Me ha pasado que vienen novias con telas compradas con anticipación en un viaje o telas que heredaron de sus abuelas; yo me amoldo a todo”, contó.

Para futuras novias interesadas en ver modelos de Boppard, podrá asistir al stand de Elina Peralta en la Expo Novias 2017, los días 05 y 06 de agosto, que se desarrollará en el Hotel Intercontinental (Boulevard Pérez Cuesta y Acceso Este, Guaymallén).

Boppard. Dirección: Emilio Civit 75 de Ciudad. Horarios de atención: lunes a viernes de 16.30 a 21.00. Para pactar una cita: llamar al 261-2170223, escribir a [email protected], Facebook o Instagram.

Fotos de producción de novias: Julieta Noé para Medusa
Modelo: Estefanía Mangione
Pelo: La Peluquería by Leo
Maquillaje: Noelia para Flor Raviolo

Artículos Relacionados