La restauradora y decoradora Sofía Mendez comparte una actividad que abordó con materiales que tenía a la mano. Por su parte, Graciela Durany -dueña de Zinc-, muestra recuerdos que intervienen y le dan calidez a sus espacios.

    Tal vez durante las primeras semanas de cuarentena poner orden fue, para muchos, una de las tareas más intuitivas del encierro. Puede que las generaciones recientes y actuales no dispongan de fotografías impresas y los recuerdos visuales tengan mucho o todo que ver con lo vivencial y lo digital. Pero hubo un tiempo no muy lejano donde los álbumes fotográficos guardaban parte de las memorias familiares. De ese encuentro hablamos: del de conservar un manojo de postales, ganas de tenerlas a la vista y alguna intención manual de decorar con ellas.

    La restauradora y decoradora Sofía Mendez comparte un deco-tip que además tiene el plus de lo reciclado. Sobre unos antiguos tableros de madera armó un escenario yuxtapuesto de elementos que ahora acompañan su vaivén hogareño.

    Por su parte, Graciela Durany -dueña de Zinc- posee ventanas que funcionan como bellos portarretratos de vivencias de su infancia y la de sus hijos.

    Deco-Tip de Sofía Méndez: Ir en busca de lo que tengas, sobre todo imaginación

    «Si bien sigo haciendo trabajos de restauración en casa durante la cuarentena, al principio me puse a ordenar fotos e hice un par de biombos con unos postigos viejos que tenía. Los limpié, los lijé y les puse un poco de pintura blanca para darles más luz. Uno de ellos lo hice sólo con fotos de mis tres hijos y mías. En el otro, que quedó muy divertido, recorté fotos de toda la familia: primos, hermanos, abuelos, padres y tíos. Uno está ubicado en un estar porque es mucho más alegre y divertido; y al otro lo tengo en el living. El segundo es un collage con imágenes, ilustraciones, textos, tela y pompones. Se puede hacer de todo», propone Sofía.