Azul Aguiar, la joven Dj que integra la banda de cesionistas de Luca Bocci, se prepara para el festival musical más importante de Argentina.

De la materialización del disco «Ahora» de Luca Bocci, editado en 2016, surgió la invitación para que Azul Aguiar se integrara a la aventura de su amigo de la infancia: tocar como cesionista y ser parte de la banda mendocina que forma el line-up del Lollapalooza 2018. Santiago García Navarro y Renzo Di Marco completan la formación local, que junto a Mi Amigo Invencible y Leo Costa representan los nuevos aires musicales de la provincia.

«Como cesionista lo que hago es interpretar, en este caso, la obra de Luca y al mismo tiempo preservar mi estilo. Me va cayendo la ficha de la magnitud de la situación y mi meta actual es llegar lo mejor que pueda al festival», comparte la también Dj Azul, emocionada de integrar la programación con proyectos musicales que admira, como Metronomy o Tyler, The Creator. «No lo puedo creer», dice. Y sobre Luca, expresa: «No me sorprende el crecimiento suyo y lo digo positivamente, porque cuando una persona da todo de sí para algo de una manera óptima, las cosas suceden, y Luca se la jugó».

Un disco hecho síntesis de ricas raíces. «Ahora» es parte de una complejidad que Azul Aguiar descubre en la interpretación de cada canción y en la adrenalina del «vivo».  Desde su lugar, la batería, lo que intenta es desarrollar la presencia y la fluidez rítmica. «Este disco es como un destello y cuando tocamos en vivo también lo siento así. Es una experiencia lo que propone y creo que a los cuatro, como músicos, también nos pasa. Vivo esto como una realidad que se presenta y para la que he trabajado mucho, tal vez no en un sentido lineal sino que siendo fiel a la música. No existen los grandes saltos para mí sino que hay un trabajo de hormiga que me motiva: la constancia».

Proveniente de una familia de músicos y melómanos -su abuela, su madre-, Azul recuerda la presencia de la música desde que tiene memoria. A los 12 años pidió de regalo de cumpleaños una batería, el único instrumento que pese a intervalos de silencio, aún la acompaña. Como Dj, persigue rasgos de humanidad en percusiones y atmósferas inclusive imperfectas, con influencia de música negra, bossa nova, disco y jazz. A sus convocantes sets se suma el presente marcado por la batería en «Luca Bocci & The Golden Papets» y espera el momento preciso para lo que vendrá: «Estoy en la búsqueda pasiva de mi proyecto propio y me siento en un momento de aprendizaje, de formación. Por eso si todavía no tengo mi banda no me jode demasiado porque estoy muy conectada con mi instrumento».

Artículos Relacionados