Como las grandes ciudades turísticas, Mendoza busca posicionarse con herramientas de marketing y diseño urbano. Un icono citadino se inauguró en la Plaza Independencia, un corpóreo para las selfies y los recuerdos.

    Como el gran diseñador norteamericano Milton Glaser, creador de la genial marca I Love NY que le sirvió a la ciudad para posicionarse en el mundo, nuestra Mendoza acaba de inaugurar un destacado icono turístico, un gran corpóreo que reza: Amo Mendoza, con coloridas letras y moderno diseño tipográfico para que mendocinos y turistas se saquen fotos, selfies y se lleven un recuerdo.

    Las ciudades también se sirven del marketing para elaborar una estrategia de comunicación, en la que se engloban igualmente otros aspectos como el urbanismo, la política, y la administración, y cuyo objetivo es poder competir dentro del mundo del turismo. Este conjunto de herramientas estratégicas es lo que se conoce como city branding, también denominado branding territorial o place branding.

    Amo Mendoza es un nuevo punto de atracción en la Plaza Independencia y junto al escudo cuando enciende sus luces forman una linda postal de la ciudad.

    El origen del place branding podríamos encontrarlo en el siglo XIX, cuando se organizaban las grandes Exposiciones Universales. Una de las más importantes fue la de París, en 1889, para la cual se construyó la famosa Torre Eiffel que poco después se convirtió en el monumento más característico y símbolo turístico de esta ciudad. Sin embargo, no fue hasta los años 90 que empezó a hablarse de marketing places, comenzando así de manera definitiva una nueva andadura dentro de la comunicación y promoción turística de países y ciudades. París, Londres, Amsterdan, Barcelona, Nueva York fueron quizás las primeras que entendieron la necesidad de valerse de estas herramientas.

     

    Amo Mendoza fue creado para recibir a todos los que adoran estas tierras, un lugar que nos invita a imaginar, viajar y compartir. El cartel refleja el espíritu de la provincia, que con su naturaleza, clima y recursos, se posiciona como destino único en Argentina y el mundo.

    Con una impronta local, se diseñó este corpóreo de Mendoza, cuyas características responden a un esencia innovadora, en línea con las tendencias mundiales e inspiradas en la naturaleza y la provincia. A través de este elemento, se une y fomenta el turismo local.

    La estructura consta de una longitud aproximada de 12 metros de largo. Las letras del mismo en su mínima altura son de 1,60 m y en su máxima, de 1,75 m, aproximadamente. Presenta colores que van desde el rojo, amarillo, naranja, celeste y verde, generando una sinergia entre los mismos y resultando amigable con el entorno.
    Este cartel corpóreo ya es un punto de atracción de mendocinos y turistas, en un sitio tan destacado como es la Plaza Independencia.