La serie está basada en hechos reales y es de las más vistas en Netflix.

    Maid o Las cosas por limpiar -como se tradujo su título en Latinoamérica- es una miniserie original de Netflix de sólo 10 episodios creada por Molly Smith Metzler, guionista de exitosas producciones como Shameless y Orange Is The New Black, y producida por Margot Robbie y John Wells.

    La historia está inspirada en las memorias de Stephanie Land, Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother’s Will to Survive, las cuales fueron publicadas en 2019 y se convirtieron en best seller en pocas semanas.

    La serie tiene como protagonista a Margaret Qualley (Once Upon a Time in Hollywood), hija de la actriz Andie MacDowell, quien también forma parte del reparto junto a Nick Robinson.

    Alex es una madre joven que se ve obligada a escapar de su hogar junto a su hija pequeña por los abusos que sufre por parte de su pareja. A partir de ahí Alex tiene que rebuscarse para reconstruir su vida y poder sobrevivir con su hija.

    Una historia desgarradora y muy angustiosa que toca temas complejos como la violencia de género, la desigualdad social, el abuso emocional, la falta de oportunidades y los obstáculos del sistema para poder salir adelante y los problemas familiares.

    Se trata de un relato con una fuerte carga emocional, contado con un tono costumbrista y muy intimista. Si bien el argumento es sencillo, la narración cobra mucha fuerza gracias a la manera en que trata los sentimientos y la forma en que va sumergiendo al espectador en los conflictos.

    Los guionistas hacen un muy buen trabajo en cuanto a la profundidad de los personajes. Capítulo tras capítulo vamos conociendo de manera más profunda a cada uno de ellos y sus secretos. Esto hace que el espectador cambie su percepción sobre ellos todo el tiempo, aportando sorpresa y dinamismo a la trama.

    Todo esto se sostiene gracias a las sólidas actuaciones del cast, donde Qualley destaca con una actuación brillante y deja claro que tiene por delante un futuro más que prometedor en la industria. McDowell, quien también interpreta a su madre en la ficción, hace una entrega actoral sorprendente y seguramente será nominada a varios premios por este papel.

    Dos puntos claves son la fotografía y el soundtrack. La producción cuenta con una excelente composición visual repleta de hermosos paisajes que hacen la conjunción perfecta con una banda sonora potente llena de canciones que van desde clásicos como Don’t stop me now de Queen hasta temas de artistas más alternativos como Sharon Van Etten, Phoenix y Still Corners. Como bonus: Este Haim (bajista del grupo pop Haim) y el músico Chris Stracey compusieron la música original de la serie.

    Un drama conmovedor que, aunque cuenta con crudeza la realidad por la que deben pasar muchas mujeres, no cae en el melodrama ni los golpes bajos innecesarios. De hecho, son muchos los momentos que se disfrutan y hasta divierten, y si bien puede resultar adictiva, lo mejor es verla con calma y tomarse el tiempo para explorar cada capítulo.

    Escuchá la Playlist soundtrack