El complejo Valle del Cielo, a pocos kilómetros de Uspallata, ofrece vivir la naturaleza a pleno en ecocasas construidas con fardos de alfalfa y palos. Sus caballos se entregan al visitante para una «doma al natural ».

Las escapadas a la montaña son el denominador común de mendocinos y visitantes por igual. Hoy, en este siglo XXI, buscamos más que nunca la desconexión de la rutina a través de una conexión «verde» con nuestro entorno natural que nos transporte al encuentro con nuestro propio ser. Y para ellos existen muchas opciones, algunas poco difundidas o menos popularizadas que cobran relevancia sobre todo en el turismo externo. Y sin embargo, para los que habitamos esta tierra, está casi al alcance de nuestras manos.

Se trata de Valle del Cielo, un lugar que -como su nombre sugiere- nos invita a vivir una experiencia única, en pleno contacto con nuestra naturaleza y nuestros animales. Nos invita a habitar sus «ecocasas de montaña». Atendido por sus propios dueños, el complejo nos abre sus puertas para compartir momentos de ensueño con el entorno y reencontrarnos con nosotros mismos.

Hablamos con Nasif Sánchez, quien junto a María Laura Rosas está al frente de este proyecto turístico, y en la charla nos revela el espíritu de su complejo que hace dos años recibió el premio Guest Review Award 2016 de Booking como sitio más elegido y mejor puntuado por los visitantes.

¿Cómo surge el proyecto de Valle del Cielo? 

Somos un grupo de personas atraídas por la magnificencia de la Cordillera y la energía mágica que irradia el Valle de Uspallata, hemos decidido acercarnos a la naturaleza andina y poder vivirla y disfrutarla en todo su esplendor. Valle del Cielo consta de varias áreas que lo componen: hospedaje, actividades con caballos, procesos de armonización emocional, talleres y retiros integrados. Es nuestro deseo abrir las puertas para que todas personas que sientan el impulso de descubrir este Valle, puedan hacerlo y experimentar unos días inolvidables de descanso, sanación y diversión en contacto con la pureza de los Andes.

¿De qué se tratan las «ecocasas de montaña»?

Proponemos un alojamiento diferente con las ecocasas, construidas con fardos de alfalfa y palos, las cuales son muy térmicas y acogedoras gracias a este tipo de construcción natural. Nuestras ecocasas de montaña disponen de dos ambientes cómodos y amplios. Sus estufas a leña son con un sistema de doble combustión, que no emite humo ni olor. Son muy térmicas por el tipo de construcción, tanto en invierno como en verano. Se encuentran dentro un entorno rústico y natural típico de la zona andina, con ventanales panorámicos hacia cerros y montañas, y ventanas estratégicamente ubicadas para apreciar el cielo nocturno -impactante de estrellas- desde la cama.

Además realizamos talleres, retiros y atenciones personalizadas con terapias alternativas (como el yoga, la biodescodificación, Flores de Bach, reiki). Otro atractivo es la presencia de los caballos que aportan su sabiduría a las personas que nos visitan.

¿Cuáles son las técnicas que utilizan?

A través del contacto con los caballos obtenemos un diagnóstico del estado energético y emocional de la persona, para así luego equilibrar su estado con técnicas simples de liberación emocional. Se dictan para grupos reducidos, claro. Y pueden extenderse mediodía o jornada completa. También nos eligen para retiros. Muchas personas desean realizar un viaje hacia el interior de sí mismos, para el auto-conocimiento, la introspección, la autoindagación; para fortalecer la autoestima, liberarse de cargas del pasado y reenfocarse en nuevos desafíos en su vida. Se trata de experiencias únicas para personas dispuestas a ser líderes de su propia vida. Es ideal para cualquier persona que necesite sanar algún aspecto de su vida, ya sea físico, mental o emocional. Algunas de técnicas que ofrecemos son Liberación Emocional, Tapping, Yoga Integral, Bioneuroemoción, Análisis Transgeneracional, Programación Neurolingüística, Técnicas Energéticas, Aromaterapia, Gemoterapia, caminatas sanadoras con Braingym y Armonización Emocional, entre otras. Cada técnica depende de lo que cada persona esté necesitando para lograr su armonización interior.

¿Cómo se practica la autodoma natural con caballos ?

Para amansar un caballo es muy importante conocer sus códigos de comunicación para establecer un vínculo donde las señales sean comprendidas por ambos (amansador: caballo; y amansado: humano). Pero es más importante aún conocer, interpretar y estar a la altura de los valores naturales equinos como el límite, el respeto, la confianza, la dignidad, la coherencia, regular la energía, el presente, el perdón. Son todos estos «valores materia» que poco manejamos los humanos, de aquí la autodoma, debemos amansarnos antes de amansar y relacionarnos en armonía con otro ser. La propuesta consta de encuentros en un corral redondo con un caballo con energía acorde a la persona y se le pide una actividad a realizar, y es en la actitud del caballo donde se refleja el estado de conciencia del participante. Es 100 por ciento vivencial y por lo tanto no existen dos encuentros que se repitan los mensajes y señales que aparecen. Han pasado cientos de personas y siempre es diferente el resultado. Ya sea con los talleres de amanse natural de potros o los de autodoma, no paro de sorprenderme y de aprender con ellos y con cada una de las personas que se animan a vivir la experiencia.

Contacto: va[email protected]