Lo mejor del diseño mendocino, la buena gastronomía y el arte se funden en una casa de estilo español construida hace casi 100 años.

    Ubicado en pleno centro de Mendoza, se trata de un paseo comercial boutique que pone foco en la producción local. El mismo está pensado para tener una experiencia completa: visitar los locales de autores mendocinos y disfrutar del restaurante-café ubicado en el patio.

    Valentina Cortijo, su dueña, explica que el proyecto fue originalmente pensado para los turistas que visitaran la provincia, pero con la pandemia adaptaron la propuesta para el público local, invitando a descubrir la intimidad de un lugar casi desconocido por los mendocinos.

    La casa donde funciona Patio Lorenza fue construida hace casi 100 años por Alberto G. Del Castillo, un arquitecto español que trajo desde ese país gran parte de la materia prima que se utilizó en la obra. Del Castillo vivió un año en la casa y luego se la vendió a Emiliana Gei. En ella vivieron tres generaciones y siempre fue un lugar residencial. «Adelante funcionaba el consultorio pediátrico del Dr. Ursomarso, el esposo de Emiliana, por lo que algunas personas han entrado a la casa, pero sólo hasta la recepción. Todos se imaginaban que detrás había algo muy bonito, pero nadie lo conocía», cuenta Valentina.

    De una arquitectura casi única, el lugar esconde varios secretos en su fachada e interiores. La presencia de símbolos religiosos en los hogares era algo muy común en esa época, por lo que figuras como las de San Francisco de Asís, la Virgen del Pilar, y la Virgen de Lourdes pueden verse en distintos espacios, además de otros detalles como algunas cruces en las rejas.

    Valentina explica que al momento de alquilar la casa se encontraba en perfectas condiciones, por lo que no le hizo grandes remodelaciones, sólo algunas adaptaciones de electricidad e iluminación, y cuando Patio Lorenza abrió sus puertas fueron muchos los vecinos que se acercaron a conocerla y ver cómo era por dentro. «Fue una puesta en valor de la casa», dice Vale.

    El paseo comercial se compone de cinco locales, la mayoría de diseño mendocino, en los cuales se puede encontrar una gran variedad de productos.

    Jarilla es un gift shop de objetos elaborados por autores mendocinos, tales como ilustraciones, vajilla orgánica, artículos de cosmética natural y piezas de porcelana, entre muchos otros productos. Diseño de Autoras reúne cinco marcas de indumentaria de diseñadoras locales: Al Raz, Pugna, Haz & Envés, Alfonsina Dinamita y Chimo. Las tiendas Indrah y Estancias ofrecen indumentaria y accesorios confeccionados en Buenos Aires. Por último, TAN Saludable es un almacén que ofrece una gran variedad de productos orgánicos, veganos, para celíacos y de alimentación consciente.

    El recorrido comercial desemboca en un café-restaurante que cuenta con un patio de estilo español decorado con coloridas mayólicas originales y lleno de detalles mágicos para descubrir, pero también se puede optar por el jardín, un espacio rodeado de verde, ideal para descansar de la ciudad. Como plus se puede disfrutar de las obras de María Bueno, las cuales se encuentran por toda la casa y forman parte de la muestra permanente de Patio Lorenza.

    En su propuesta gastronómica destaca el café de especialidad colombiano y la pastelería, pero también se puede disfrutar de tapas, sánguches, ensaladas y platos principales calientes. Para acompañar hay cerveza artesanal, vermouth y tragos clásicos, además de una amplia variedad de vinos.

    Definitivamente se trata de un lugar mágico que hay que visitar.

    Fotos: Agustina Agost

    Dirección: San Lorenzo 351 – Ciudad. Horario mercadito: lunes a viernes de 10 a 19 hs. y sábados de 10 a 18 hs. Horario café-restaurant: lunes a sábados de 9 a 19.30 hs.