La primavera es la época perfecta por la temperatura y los paisajes para salir a pedalear. Los lugares transitados cobran otra dimensión, se viven plenamente arriba de una bicicleta.

Los aromas, las brisas, los detalles del camino se experimentan en vivo y en directo en una velocidad a escala humana. Te tienen que gustar las bicicletas: las de paseo, las de ruta, las de montaña, cualquiera vendrá bien para hacer un tour con paradas por el llano. Pero los circuitos de montaña, ya se sabe, requieren de una MTB (mountain bike) en condiciones.

Te damos algunas rutas para transitar sin problemas, disfrutar de paisajes y divertirte con la pedaleada.

Senderos de Chacras. Los circuitos de MTB que se han ido formando en el piedemonte chacrense son un lujo. Kilómetros de senderos que zigzaguean entre jarillas y arbustos tan típicos de nuestra cordillera, parecen infinitos.

Hacia el Oeste, los caminitos que suben tienen sus piedras y su dificultad pero ofrecen un paisaje espectacular. El desafío para los principiantes es llegar a la tranquera, a casi 8 kilómetros de la base o del puesto de partida. Los expertos buscan desafíos en zonas más vertiginosas como el Mickey o recorriendo distancias hacia el dique Frías.

Hacia el Este, los senderos son llanos y con una arena que parece de los médanos costeros. Una vertiente cruza algunos tramos y forma la Cascada Cocún con un pozo de agua donde en el verano algunos se refrescan. Se cruzan habitualmente zorritos grises muy amigables, largartijas de todo tipo, perdices, tropillas de caballos, algunas vacas sueltas y hasta arañas pollito.

A la Ciudad en bici. La ciclovía que une Chacras de Coria con la Ciudad tiene cada vez más adeptos. Algunos salen desde El Cortijo, en la calle Piedras; otros, desde la Shell de Ugarte; de una u otra manera todos usan el circuito que atraviesa el Parque Benegas. Entre 10 km y 15 km (dependiendo del punto de llegada y el punto de retorno) se  recorren desde Chacras hasta la calle Mariano Moreno: en este punto se puede tomar la ciclovía hacia el Parque San Martín y disfrutar de los senderos del parque que forman un circuito entre los bosques.

A Cacheuta. Si estás entrenado podés llegar en el auto hasta Las Compuertas (Vistalba), llevar la bici en un portabicicletas, dejar el auto estacionado y aprovechar que la ciclovía arranca en este punto hacia Cacheuta. En días de semana, la ruta 82 no tiene tránsito en este tramo y la ciclovía está en buenas condiciones. El ascenso es suave pero continuo. La ciclovía tiene unos 7 km. y finaliza poco antes de la vieja usina de Álvarez Condarco. En la curva de Blanco Encalada, el río Mendoza se encañona y el paisaje se vuelve cerrado pero muy atractivo. El ascenso para el pedaleo se intensifica pasando el túnel abandonado.

Otra alternativa es llegar en auto hasta Blanco Encalada y subirse a la bicicleta para iniciar el ascenso en la curva que se mete de lleno en el cañón. Podés salir temprano a la mañana y de regreso, almorzar en El Coirón, ubicado en el km 30 antes de la usina y de la curva. Otra opción es pedalear y tomar algo en los bares de Cacheuta, de los que ya hemos hablado en otras notas.

Curvas y contracurvas, subidas y bajadas continuas son parte del último trayecto con varios puntos panorámicos para hacer un alto y asomarse para ver el río.

Una vuelta por el lago de Potrerillos. Nuestra recomendación es recorrer el perilago por la orilla Este. Para acceder hay que cruzar el puente de hierro que se encuentra al lado de Ríos Andinos (Kilómetro 50 de la Ruta 7), subirse a la bici y empezar a pedalear hacia la derecha. El camino de tierra bordea todo el espejo de agua y nos da la posibilidad de disfrutar de una perspectiva diferente con el Plata y el dique como paisaje. La ruta tiene algunas pendientes, subidas y bajadas que no requieren de gran entrenamiento y se puede llegar hasta la tranquera de un barrio privado donde lamentablemente prohíben continuar por el camino. Hasta ese punto hay 14 kilómetros que son un lujo visual.

De Potrerillos a Tupungato por la Carrera. La ruta 89 es de ripio consolidado y en cualquiera de los dos sentidos que se haga, de Tupungato a Potrerillos, o viceversa, es un paseo increíble con uno de los paisajes más lindos de Mendoza. Lo ideal es subir en auto desde Potrerillos hasta el valle de La Carrera y desde ahí pedalear el tramo que se quiera lograr por la ruta 89. Para hacer el trayecto completo hay que tener un muy buen entrenamiento físico. El valle está rodeado por Cordón del Plata al oeste, y la Precordillera al este, un paisaje espectacular.

Por el Valle de Uspallata. Si no tenés tu propia bici o no querés trasladarla en auto hasta Uspallta, podés alquilarla en el valle. Aquí hay diversos circuitos para encarar. El ascenso hacia el Cerro de los Siete Colores es una buena opción. El trayecto siempre en subida, nos pasea por la precordillera y el impactante colorido de formas lunares. Otro camino interesante es el que sale hacia el norte y pasa por las Bóvedas y los Petroglifos: hasta los Petroglifos no es un trayecto largo y podemos disfrutar de las pinturas primitivas en el cerro Tunduqueral. Siguiendo por este camino hacia el Este llegaremos a las ruinas de las minas jesuíticas y luego a la Cruz de Paramillos, el ascenso es intenso y largo, y requiere de mucho estado físico.

De las bodegas al Manzano. o viceversa. Desde Mendoza podemos trasladarnos en vehículo hasta el Manzano Histórico, allí dejar el auto y recorrer las rutas que van del Manzano a los Sauces y Villa Seca (94 y 90) para subir desde Villa Seca por la 90 hasta empalmar con la 89 y regresar al Manzano. En pleno Valle de Uco se torna imperdible este recorrido. Se atraviesan los viñedos del pedemonte y preciosas arboledas.

Las mejores rutas de Mountain Bike en Mendoza las podés ver acá: https://es.wikiloc.com/rutas/mountain-bike/argentina/mendoza

 

Artículos Relacionados