La bodega, su casona y la capilla mantienen casi 200 años de historia dedicada al vino. Finca González Videla es la cava más antigua de Latinoamérica.

Un lugar patrimonial que esconde riquezas turísticas,  un hito de la cultura vitivinícola a sólo unos minutos del centro mendocino.

El arbolado camino que conduce a la finca González Videla, en Las Heras, predispone al visitante a sumirse en un universo encantado, donde el vino es el rey pero allí manda la historia. Se trata de la bodega más antigua del país y del resto de Latinoamérica, cuya tradición nos asombra en cada rincón de su imponente estructura.

A pocos minutos del centro lasherino, en el distrito de Panquehua, la finca González Videla mantiene mitos y leyendas que hacen de su patrimonio un sitio único para revivir casi 200 años de tradición.

Fundada en 1830, inició sus actividades como fábrica de fideos y en sus 350 hectáreas se distribuían principalmente campos de trigo para su molino harinero.

Luego, tras el fluido tráfico de hacienda hacia Chile gracias a su punto estratégico para la importación, y con la ola inmigratoria de españoles e italianos en la región, la familia González Pinto decidió apostar por el vino. Y en 1856 inauguró su bodega en esa mítica mansión, y la tierra cambió el trigo por las vides. Era el momento de explotación del negocio vitivinícola.

Convertida hoy en la bodega más antigua de Latinoamérica, González Videla es un lugar patrimonial de la provincia y el resto del país. Por sus pasillos desfilaron tantas historias como leyendas, y hoy gracias al empeño de la familia en atesorarlos, esos recuerdos permanecen intactos.

Mantiene su industria, su casa y capilla tal como en sus orígenes, con los antiguos muebles de sus dueños y hasta un piano de cola luce en una de las habitaciones.

Impoluta se muestra ella, así como el casco de la estancia donde supo dormir el general José de San Martín y donde hoy, después de un siglo y medio, todavía se aprecian los objetos más preciados del gobernador de Cuyo Carlos González Pinto. A uno de sus lados posa con prestancia la capilla donde se ofrece misa una vez a la semana para los vecinos del lugar.

Actualmente la bodega produce una cantidad reducida de vino (unos 100 mil litros, cuando la bodega tiene capacidad para 500 mil), y en sus productivas tierras habitan más frutales que viñedos.

También como un caso particular, la finca González Videla es sostenida y administrada en la actualidad por la octava generación familiar del clan de quien fuera gobernador de Cuyo en 1862, Carlos González Pinto.

Así entonces, la finca González Videla se ofrece como una perla en el mar vitivinícola mendocino. Y es por ello que la Municipalidad de Las Heras se interesó desde hace un par de años en su historia, patrimonio y riqueza turística para incluir el lugar en recorridos que ofrece a sus visitantes.

En especial, un tour es el más solicitado y el que se encuentra activo este año. Es el Circuito Religioso que, capacidad para 24 pasajeros, se adentra en los templos y sitios místicos de su departamento. Entre ellos, la capilla de la bodega González Videla.

El año pasado, la capilla también ofrecía misa los domingos, destinada principalmente a los vecinos de Panquehua.

El Circuito Religioso, tiene cuatro fechas anuales: una fue para Semana Santa, le siguen el 14 de julio (vacaciones de invierno), 29 de setiembre (Día de San Miguel de Arcángel) y el 8 de diciembre (Día de la Virgen Inmaculada Concepción).

Para formar parte del tour -que es gratuito- o ampliar información, dirigirse a la oficina de Turismo (Boulogne sur Mer y Patricias Mendocinas, Las Heras), o bien escribir a [email protected] o llamar al 4440240/4440644.

Nota: Carolina Baroffio

Artículos Relacionados