No hace falta tener el mejor estado físico, ni ser un jinete experto para poder disfrutar de un paseo a caballo. Te contamos las opciones para experimentar solos, con amigos o en familia.

El caballo es un medio de transporte para que los amantes de la naturaleza puedan convivir con ella a través de paisajes vírgenes, sin atisbos de presencia humana y así moverse más rápido por caminos complicados tales como ríos, quebradas o montañas. Una travesía, un viaje de emociones continuas.

Mendoza cuenta con variados panoramas para visitar mediante cabalgatas andinas en donde se puede apreciar la fauna autóctona, recorrer el pedemonte y la precordillera, observar maravillosas vistas de cerros con sus picos nevados o disfrutar de un paseo por la zona viñatera de la provincia.  Variadas son las ofertas hay desde cabalgatas de medio día, día completo, tres días y hasta de ocho días. Excursiones en donde los más aventureros cuentan con guías especializados que los acompañan en el recorrido.

Hay cabalgatas por el Valle de Uspallata con excursiones que pueden durar hasta tres días guiados por un baqueano de la zona por caminos de cordillera. Por allí se exploran los arroyos, se atraviesan campos por donde alguna vez también transitaron los pueblos Huarpes, antiguos habitantes de la zona.

Más cerca de la ciudad, en Potrerillos, también hay oferta para este tipo de excursiones a caballo a más de 1700 metros sobre el nivel del mar. Las cabalgatas duran entre dos y cinco horas. Se pueden visitar puntos turísticos como  El Salto y Recorrido a los Miradores.

Otra zona muy recurrida por turistas es el Valle de Uco. Allí las cabalgatas son muy llevaderas porque se recorren sendas muy tranquilas, los circuitos van por bosques de álamos, arroyos, dando vista al Valle de Uco desde lo alto hacia la pre-cordillera. Ideal para realizar paradas fotográficas para disfrutar de los paisajes cordilleranos.

Una aventura, sin dudas inolvidable, es el cruce de la Cordillera de los Andes, siguiendo los pasos del general San Martín. Esta «escapada» puede llegar a durar entre cinco y diez días. El recorrido se realiza exactamente por el mismo lugar por donde lo hicieron San Martín y O’Higgins en el año 1817. Las salidas son grupales y se revive uno de los momentos más importantes de la historia de América del Sur. Un paseo de emociones rodeados de animales de la zona como manadas enormes de guanacos y cóndores, siempre vigilantes.
Algunos prestadores de este servicio de cabalgatas:  Cabalgatas del Alma / Rancho e Cuero / Cabalgatas en Potrerillos / Cabalgatas en Mendoza