La nueva ficción que lanzó la plataforma, se sumerge en el mundo de una joven prodigio del ajedrez.

    Gambito de Dama es la nueva superproducción estrenada el pasado octubre en la plataforma de streaming. Se trata de una miniserie de siete capítulos que, a pesar de su poco tiempo de emisión, se ha convertido en una de las más respetadas por la crítica.

    Creada por Scott Frank y Allan Scott a partir de la novela de Walter Tevis, The Queen’s Gambit, publicada en 1983, la miniserie se sitúa en Estados Unidos, en la década del 60’. Beth Harmon (interpretada por la fantástica Anya Taylor-Joy) es una niña huérfana que a muy temprana edad descubre su verdadera pasión y vocación: el ajedrez.  La joven está decidida a convertirse en la mejor jugadora del mundo, mientras lidia con sus problemas emocionales y de adicciones.

    Algo importante de aclarar es que no es necesario entender de ajedrez para disfrutar desde el primer minuto esta producción. A pesar de que toda la promoción de la serie se centra en este deporte mental, la historia no se focaliza sobre dicha disciplina, sino en la vida de una adolescente que enfrenta al mundo con la ayuda de este juego.

    Gracias a un montaje dinámico que le quita el tedio a la mayoría de las partidas, las mentes detrás del proyecto han logrado que la serie tenga fuerza y no pierda el ritmo, a lo largo de los capítulos donde se explora el mundo del ajedrez competitivo y se muestra a los jugadores como una especie de rockstars.

    La ficción está escrita y dirigida de manera impecable y cuenta con una ambientación perfectamente cuidada que muestra con éxito la época en la que se desarrolla. El diseño de vestuario tiene un rol muy importante porque es a través de este que podemos ver los cambios personales de Beth, al igual que sucede con sus maquillajes y peinados.

    Otro acierto es la banda sonora, que contribuye a crear buenos momentos musicales a lo largo de los capítulos. La década de los 60’ fue la época de oro del rock, el soul y el jazz, por lo que a medida que transcurre la serie se pueden escuchar grandes clásicos de The Monkees, Peggy Lee, The Kinks, o Shocking Blue, entre muchos otros. El encargado de la banda sonora original fue el compositor Carlos Rafael Rivera, ganador de un Emmy.

    Mención aparte merece el trabajo de Anya, quien en este rol demuestra por qué es una de las actrices más talentosas de su generación. La joven se apropia del personaje de tal manera que ya es imposible imaginar a cualquier otra persona en ese papel. Si bien todas las actuaciones son destacables y han sido objeto de aplausos y reconocimientos, Anya es la columna vertebral que lo sostiene todo.

    Gambito de Dama es una de las producciones más memorables que han surgido recientemente en formato serie, le aporta frescura a una industria donde los clichés contaminan casi todas las producciones, y la crítica no se cansa de elogiarla. ¿Seguirá apuntando Netflix a proyectos de este estilo?