La joven Dj, oriunda del Valle de Uco, se prepara para una fecha súper especial: el regreso de Nick Warren, esta vez al Auditorio Ángel Bustelo, y junto a Nicolás Rada.

    «Soy Dj de progressive y deep house, y estudio cine a la par, así que a la hora de pasar música me inspira contar historias. Me gusta empezar mis sets con una intro que vaya evolucionando hacia un groove y así generar una conexión más sensorial con el público. Depende del contexto en el que me encuentre, voy intensificando todo hasta el cierre». Valentina Chaves Goulú tiene 20 años y es quien habla esta vez con Inmendoza. De algún modo soñado cambió su vida cuando de pinchar en bares y eventos reducidos, la llamó Franco Pisi de Folck Producciones para formar parte del line up junto al Dj y productor británico Sasha, en el aniversario de la calle Arístides, en febrero de 2019.

    «Además me gusta mucho hacer el warm up (la previa) con artistas y generar climas y ambientes: es un viaje de ida. Mi trabajo como Dj consiste en seleccionar la música que más me gusta en la semana, organizarla en carpetas de manera muy prolija y ordenada para saber qué hay en cada una y estar preparada para lo que suceda; he llegado a tocar más de seis horas», expresa la joven nacida en Tunuyán, donde creció y vivió hasta que terminada la secundaria encontró motivaciones en la Ciudad.

    En el último tiempo, Valentina está enfocada en terminar la carrera de Producción Audiovisual en la UNCuyo y en producir material musical de su autoría en el estudio que montó en su casa, donde en sus ratos libres juega con el teclado a crear y componer melodías para nuevos tracks. «El año pasado publiqué un track en colaboración con mi primo Frankie M. para Soundteller Records, que tiene un valor sentimental muy grande para mí y se llama La prima», dice. Sus hermanas son parte de su núcleo más cercano y de su papá siente que heredó el amor por los sonidos en géneros diversos, desde la música clásica, pasando por The Beatles, Pink Floyd o el rock nacional, con Luis Alberto Spinetta a la cabeza.

    Estudió lenguaje musical, piano, coro, flauta, guitarra, danzas y artes plásticas, y a pesar de su timidez inicial, en el camino fue soltando sus ganas de compartir con los otros lo que más le gustaba hacer. A los 15 años era quien le ponía música a las juntadas entre amigos, los cumpleaños y las primeras fiestas, probando cómo hacer buenas mezclas en la intimidad de su casa. «Nadie entendía muy bien mi pasión tan temprana, pero siempre mi familia me apoyó en todo lo que me propuse y agradezco mucho eso. Empecé tocando en boliches como El Chiringuito; esa fue mi primera presentación en el 2018. Después me invitaron a Alvear, a San Juan, a El Baile y así fui vinculándome con personas de la escena».

    Con una confianza creciente y ganas de aprender, después de la experiencia con Sasha, Valentina abrazó el deseo de volver a estar en la cabina ante un gran público bailando sus sets. En 2019 musicalizó la fiesta de bienvenida del Cirque Du Soleil y en un viaje conoció a Hernán Cattaneo, a quien siente su principal referente. Fue el DJ y productor argentino quien más tarde la invitó a ser parte del espectáculo en el Arena Maipú, que también produjo Folck: «Un honor para mí, es lo mejor que me ha tocado vivir y no exagero». En cuanto a sus planes futuros, comenta: «Este año me gustaría recibirme y de ahí emprender un viaje, todavía no sé bien el destino, pero tengo muchas ganas de conocer el mundo y de compartir mi música. Además me gustaría publicar algunos tracks que tengo y dedicarme a la producción musical. La música está adentro mío y mi sueño es seguir evolucionando y vivir de esto».

    El 14 de marzo Folck presenta The Soundgarden en Mendoza. Nick Warren, Nicolás Rada y Valentina Chaves le pondrán música al Auditorio Ángel Bustelo, desde las 22.30 hs. «Será una noche épica y estoy muy feliz y agradecida de poder acompañar a estos grandes artistas», comparte.