Con auriculares e in situ, artistas de todo el globo han creado versiones hermanadas por el lenguaje del arte. Clásicos imperdibles de un movimiento que incluye una fundación que promueve causas como la formación y la construcción de escuelas.

    Re-imaginar un mundo conectado por la música: eso es lo que propone el movimiento «Playing For Change», con la firme creencia de que hay utopías posibles. La de un planeta sin barreras, discriminación ni xenofobia, por ejemplo, conectado por artistas de todas partes en sus lugares de desarrollo. De este pulmón se desprende la serie de videos «Songs Around The World», con la intervención de unos cien intérpretes de la talla de Lila Downs, Bono, Toto La Momposina o Keith Richards.

    Así, diferentes culturas encuentran embajadores que se suman al proyecto multimedia que en el año 2002 crearon Mark Johnson y Whitney Kroenke en las calles de Estados Unidos, con un estudio de grabación móvil y la convicción de que hay talentos en todas partes. «Playing For Change es un movimiento creado para inspirar y conectar al mundo a través de las canciones. La idea para este proyecto surgió de la creencia compartida de que la música tiene el poder de derribar límites y acortar la distancia entre las personas», dicen sus fundadores.

    El movimiento ha llegado aún más lejos y cuenta con la Playing For Change Band, que reúne a músicos de distintas nacionalidades y ha emprendido giras expandiendo mensajes de amor y esperanza para sus audiencias. Además, la fundación sin fines de lucro que lleva el mismo sello ha construido tres escuelas artísticas y una docena de programas educativos en once países.

    En la web oficial es posible pagar por videos exclusivos, descargar canciones y clips o acceder a una librería con contenido premium, merchandising y beneficios para socios. También se puede ver material disponible de manera gratuita, con un amplio archivo de canciones, documentales con el backstage de algunas producciones, descubrir a decenas de músicos y disfrutar del mundo imaginario que alguna vez soñó John Lennon.