De la mano de Bacus Studios, el proyecto será comercializado este mes y propone un mundo de ficción donde el objetivo es salvar a la humanidad del ataque robótico.

Trident´s Wake es el videojuego hecho en Mendoza que por estos días ultima detalles en el espacio de Bacus Studios, donde trabajan Ignacio Baldini Pescarmona y Franco Caltabiano, fundadores del espacio, junto a los realizadores e ilustradores Alejandro Romero Marchesi, Franco Glellel, Nicolás Dimov, Federico Pedroza y Gonzalo Ortego.

El proyecto empezó «muy de garage», en la forma en que muchos emprenden: desde su casa, su computadora y con las herramientas disponibles. Es que en Mendoza, la educación formal ligada a desarrollos de estas características es aún incipiente y los proyectos toman forma desde la experiencia personal, la intuición y ese todo compartido que es Internet.

«Siempre quisimos hacer un juego para PC y después de dos años de aprendizaje nos lanzamos a la tarea. La idea es que esté listo para su circulación en febrero de 2018», comparte Ignacio. Se trata de un juego cooperativo del que pueden participar tres personas desde la misma computadora o bien con jugadores on line.

Un universo basado en la realidad construye este mundo de ciencia ficción del que fue parte un astrofísico externo. En una tierra imaginaria, donde crece un cáncer tecnológico encarnado en robots, la historia avanza y el desafío para el gamer es detener este atentado contra la humanidad. «Si bien no es el primer videojuego que desarrollamos, sí será el primero que comercializaremos», explican sus mentores.

Luego de una etapa de pre-producción, en mayo de 2017 comenzó el proceso hacia la construcción de este dispositivo, para cuyo planteo fue necesario pensar qué tipo de juego se quería y con qué recursos contaban, seguido de una etapa de producción, diagramación, coordinación de equipos de trabajo, desarrollo de un software, realización de estudios de psicología, intercambio de disciplinas y edición de video, además de gráficas 3D, música y actores para las voces.

01

Tétrico, estético y oscuro, sus realizadores aseguran que la idea reinante es esperanzadora y que el proyecto alcanza su cometido: entretener. «En mi caso me tocó traducir conceptos a dibujos digitales. Hemos confiado en el trabajo de cada uno y superado los estándares de calidad que nos habíamos propuesto», destaca el artista Alejandro Romero Marchesi, también parte del colectivo de arte callejero Panamá Club, al igual que Franco Glellel, cuyo rol fue armar los elementos ligados al escenario de juego. «Estamos todos muy contentos y pasamos de las dos a las tres dimensiones con muy buenos resultados».

Además de Bacus Studios, en Mendoza hay otros realizadores de videojuegos que desarrollan dispositivos lúdicos para PC; entre otros, Bitr Studio, Scubalight, Críos Devs, Vultur o Nonsense Arts.

Mirá el video anticipo acá

Artículos Relacionados