Desde hace cuatro años está al frente de los asados del restaurante, el menú por excelencia de la bodega ubicada en Vistalba.

Cuando los comensales curiosos, se acercan a la parrilla del restaurante de la Bodega Nieto Senetiner para ponerle rostro al asador, se llevan una sorpresa al ver que las carnes son el resultado del trabajo de una mujer. Desde hace cuatro años, Virginia Lázaro es la responsable de prender el fuego casi a diario y de preparar, en el ritual de leña y calor, la comida argentina más tradicional.

«¿Por qué no una mujer en la parrilla y siempre los hombres? ¿Por qué no una mujer parrillera?», pregunta en voz alta la asadora que desde 2001 trabaja en la casa vitivinícola de Vistalba. Entró como ama de llaves, fue parte del personal de limpieza y cuando tuvo la oportunidad de aprender y poner en valor lo transmitido por su familia durante su infancia en el campo, Virginia no dudó en dar el salto.

«Yo fui muy compañera de mi abuelo y él me enseñó mucho de lo que sé. Mi parrilla no tiene secretos, los secretos tienen que ver con las manos puestas en el trabajo. Lo que sí hago es limpiar la parrilla con cebolla para saborizar el hierro y una vez que desparramo las brasas, les pongo romero para perfumar el ahumado», dice sobre el menú del restaurante, cuyo plato fuerte es el asado en sus distintos cortes y texturas junto con el maridaje que proponen los vinos de las distintas etiquetas, así como los pasos que anteceden y sellan la hora del almuerzo, variables en cada estación.

Orgullosa de haber sido convocada para el cargo por el responsable de Turismo, Marcelo Molina, Virginia considera que las mujeres deberían cada vez más ponerse al frente de los asados y las cocciones en el fuego para desafiar prejuicios y escapar de los roles culturalmente asignados. En el caso del restó, la idea es disfrutar de un almuerzo regional con la posibilidad de realizar una visita a la bodega -sin costo-, en el que las preparaciones de la cocina y las carnes a la parrilla marcan el momento, acompañado por los vinos de la casa fundada en 1888.

«Me gusta armar los fuegos, me encanta ser parrillera y es un gran compromiso para mí ocupar este lugar tan diferente a lo que hacía antes. El asado en este restaurante es muy distinto al que pueda hacer uno en su casa porque hay que tener especialmente en cuenta los cortes que le gustan al comensal así como los puntos precisos en que quiere comer la carne», apunta la lujanina crecida en Vistalba.

Un jardín con especies autóctonas, los viñedos que se hunden con el piedemonte y los rosales a la vista, son parte del paseo en el que el visitante puede tomar su copa, levantarse de la mesa y dar una vuelta para entrar en clima. Además de almorzar, en la bodega se pueden realizar degustaciones especiales y actividades como un armado de blend o una cabalgata en los viñedos.

El restaurante de Bodega Nieto Senetiner queda en Guardia Viejo 2000, Vistalba, Luján de Cuyo. Abre de lunes a sábado de 12.30 a 14.30 hs. Hay opciones para vegetarianos y celíacos. Consultas y reservas: 4969099, [email protected]