El almacén natural y multiespacio de Chacras de Coria propone un momento de aire fresco con hábitos y acciones propias de la economía circular. Nuevos tragos y actividades.

El agua corre y los pájaros cantan al tiempo que los árboles pasean sus ramas al viento. En Suco existe la posibilidad de regalarse una bocanada de aire fresco para compartirla entre amigos, con la familia o en la serenidad de la soledad. De principio a fin, la experiencia es consciente: se puede llegar en bicicleta, el espacio es pet friendly e ideal para programar un picnic junto al columpio y el arenero. Que no te engañe el sol de frente: detrás del local, la cúpula de ejemplares añejos regalan una sombra refrescante a toda hora. Por estos días, hay encuentros de ajedrez los sábados a las 11 am -con entrada libre y gratuita-, los libros están disponibles para su uso y las clases de yoga con una profesora de la zona tienen lugar cada dos semanas, con contribución voluntaria. La información sobre estas actividades especiales se publica siempre en las redes.

«La propuesta está pensada para pasar un buen rato conectados con la naturaleza y con las personas que venís. Además de poder alimentarte sanamente, hay comida para llevar y freezar, como tartas, hamburguesas, helados, panes de masa madre y los productos disponibles de la dietética o de nuestra cocina. También tenemos nuevos licuados para el verano, como el de ananá y verdes, con manzana verde, limón y menta; o el de helado de maracuyá, cúrcuma y naranja, entre otras novedades. Hay pororó dulce y para la nueva carta estamos incorporando opciones para dietas restrictivas, explica su mentora y responsable», Gabriela Fava.

Si algo es constante y permanente en Suco es el funcionamiento bajo la lógica de la economía circular. «La aplicamos en todo lo que hacemos», agrega Gabi. Tanto es así que las cañitas son reutilizables y compostables -una vez que se desechan-, el detergente es fabricado con cáscaras de cítricos, los restos de fruta y verdura se compostan y los helados llegan en baldes que luego son devueltos y recargados.

¿Qué más? El puente sobre el canal fue hecho con las maderas que sobraron del deck, la vajilla, algunas estanterías y las mesas fueron reutilizadas y los tachos de residuos fueron concebidos a partir de envases reciclados. La huerta orgánica se hizo con los palos del cierre viejo y con hierros que había en el terreno antes de la construcción actual. A base de pallets son el arenero y el bicicletero, mientras que el columpio, que fue comprado a un emprendimiento local, fue armado con retazos de tela y cubierta de moto.

«Entregamos bolsas de papel y otras hechas a base de fécula de maíz, que ambas son compostables. Para llevarse los jugos, pueden traer envases que les sobran en casa, como hacen muchas personas que vienen, y que luego de ser lavados y desinfectados, se entregan con los jugos a otros clientes. Ahora tenemos un punto verde, hecho con pallets reutilizados, para depositar la basura clasificada que una ONG se encarga de contactar con recuperadores urbanos para facilitar su recolección. Tenemos un espacio de acopio de botellas de amor, que son botellas que se llenan de plástico y luego son llevadas a Junín, donde una empresa las transforma en ladrillos o postes para viñas».

Suco queda en Pannocchia 5407, Chacras de Coria. Abre de lunes a lunes. Para más información llamar al 261 6517369. En las redes: FB e IG / Suco Almacén Natural.