Un emprendimiento familiar que nos teletransporta a nuestros años más dulces.

    Existe en Mendoza una pastelería con productos que parecen de fantasía y que remiten a los sabores de la infancia. Hablamos de Greba Bakery,  en la Arístides.

    Su lema es «la vida color de rosas» y eso se transmite no sólo en la decoración de estilo romántico del lugar, sino en todas sus creaciones. «Buscamos que cuando las personas entren a la cafetería se sientan en paz, que cuando alguien se haga unos minutos para tomar un café ese tiempo sea color de rosas», dice Camila Cruz, quien lleva adelante el lugar junto a su familia.

    Si bien Greba cuenta con una gran variedad de productos clásicos, lo que realmente la destaca son todas aquellas invenciones que salen de lo común: pequeñas tortas con decoraciones llamativas, macarons de todos los sabores, cookies gigantes, red velvet cakes y hasta infusiones coloridas.

    Todo lo que llevan a cabo se caracteriza por las grandes porciones, la generosidad en el uso de los productos, la calidad y  los detalles que nos retrotraen a la niñez: malvaviscos, cereales, leche condensada, Nutella, confites, y mucho más.

    Una de las bebidas preferidas por quienes visitan el lugar es el Rose vainilla latte, un café a base de vainilla con un intenso color rosa inspirado en la clásica leche de esa tonalidad que tomábamos en nuestra infancia. «Cuando lo tomás te trae un montón de recuerdos», dice Camila. Aunque el Blue moon latte y el Matcha latte -también de colores vibrantes- no se quedan atrás.

    Pero sin dudas las mini cakes se roban todas las miradas. Se trata de pequeñas tortas con forma de corazón o circulos que en su interior llevan diferentes rellenos y van decoradas con cremas de colores pasteles, frases y hasta flores. Son perfectas para cuando estamos antojados de una porción de algo dulce o para sorprender a un ser querido, además son un boom alrededor del mundo. «La gente las pide mucho y son un producto que llegó para quedarse. Se pueden adaptar a lo que el cliente quiera», nos comenta Camila y agrega que «las frases que llevan las tortas son esas cosas que a veces las personas necesitan escuchar y que hacen bien».

    Camila admite que gran parte de su inspiración y creatividad para elaborar todas estas delicias nacen de los consumidores, son ellos quienes van guiando al equipo de Greba a través de sus sugerencias y de esa forma consiguen crear productos que realmente sean del agrado de todos. «La gente te inspira y te va llevando por el caminito que ellos quieren y lo que quieren que vos hagas».

    Un punto a destacar es que muchas veces este tipo de comidas son agradables a la vista, pero se quedan en un mero producto estético que a la hora de comerlo no cumple en sabor con toda esa expectativa, pero aquí eso no sucede. Cada una de las producciones que encontramos en esta bakery ha sido creada  con mucha dedicación, materia prima de alta calidad y nada está librado al azar. «Primero pensamos en el sabor y después en la estética. Los sabores nos nacen, los sentimos. Entre nosotros y los clientes vamos armando los productos, es un trabajo complejo que hacemos de a poco. La cocina es magia, es algo que sale solo».

    Además de un sinfín de opciones dulces, en Greba también hay alternativas para los que prefieren lo salado: bagels; medialunas americanas rellenas de jamón, queso chedar, panceta y huevos revueltos; tostados; avocado toasts, entre muchas otras. Nuestras preferidas: las tortitas de queso.

    Actualmente el local está presentando su carta de invierno que, fiel a su estilo, incluye novedades como café de cúrcuma y canela con un fuerte color amarillo, productos que llevan entre sus ingredientes algodón dulce y lassi, una bebida hindú hecha a base de yogurt y cardamomo.

    Como última recomendación les sugerimos que no dejen de probar las trufas, estrellas del lugar hechas con leche condensada, coco rallado, chocolate blanco y para coronar: lluvia de cereales de maíz. ¡Increíbles!

    Greba Bakery queda en Arístides Villanueva 396 y puede visitarse de lunes a viernes de 7:30 a 14 y de 17 a 21 h. Los sábados y domingos su horario es de 8:30 a 13:30 y de 17 a 21 h. También cuentan con take away y delivery propio, aunque dentro de poco se sumarán a Pedidos Ya. Más información en su cuenta de Instagram: https://www.instagram.com/grebabakery/