Brillat Savarin presenta a su nueva maestra pastelera, la responsable de brindar excelencia a este laboratorio de sabores.

Siempre estuve vinculada a la gastronomía, desde pequeña. Mi abuela materna fue, de manera inconsciente, la que me acerco a la cocina», relata en el comienzo de la entrevista Paola Cipolla, la nueva Chef Pâtissier de la pastelería ubicada en Juan B. Justo de ciudad. Con gran alegría rememora aquellos días en los que iba a la casa de sus abuelos y miraba cómo cocinaban «todos los días preparábamos algo…me enseñaron a hacer tucos, pastas, tortas, flan casero, muchas recetas. Lo más anecdótico es que a mi abuela no le gustaba cocinar; pero me inspiró de alguna manera».

Paola nunca se imaginó dónde estaría hoy. A sus veinticinco años estudió orfebrería, «mi cable a tierra», en Santiago de Chile. Paralelamente a sus estudios decidió comenzar a cocinar «hacía pan dulce, alfajores, tartas, postres, pastas, lo que se me ocurriera…le vendía a todo el mundo, era bastante caradura». Pero nunca pensó que gracias a la cocina su vida iba a dar un giro cuando volvió a Argentina, después de seis años. Acomodada nuevamente en Mendoza, con taller armado para diseñar sus joyas, decidió darle un vuelco más «dinámico» a sus días y así comenzó a especializarse en Alta Gastronomía.

«Nuevamente empecé a cocinar para cumpleaños de amigos, fiestas, después organicé con una socia una empresa de viandas en la que trabajamos juntas dos años, pasé por restaurantes, fui jefa de cocina de una empresa de catering, y hace tres meses estoy como Chef Pâtissier de Brillat Savarin». Obstinada y tenaz, Cipolla tuvo siempre sus objetivos muy claros «la transformación de productos para darle arte».

El trabajo en equipo es uno de los valores que la pastelera pone en la mesa de su cocina. «Tengo ocho personas a mi cargo, es un grupo muy unido. Trabajamos con productos de primera  calidad, hacemos pruebas de laboratorio y todos los años la empresa trae gastronómicos internacionales para capacitarnos». Su principal propósito es conceder en cada producto «excelencia», que se denote la calidad en cada delicia que se encuentran en la pasteletería.

«Existen infinitos sabores dado que cada cuerpo soluble tiene un sabor peculiar, que no se asemeja a ningún otro», escribe Jean Anthelme Brillat Savarin en La physiologie du goût 1825.

Brillat Savarin está ubicada en la calle Juan B Justo  135, ciudad de Mendoza. T: 423 4166. Abierto de Lunes a Sábados: 9:00 – 21:00 hs. / Domingos y feriados: 9:00 – 20:00 hs.

Artículos Relacionados