Este año nos queda lejos e inaccesible el mar y sus frutos tan codiciados. Sin embargo los salmónidos de río son un producto muy típico del sur mendocino, una opción interesante para un circuito gastronómico donde el pescado protagoniza el menú.

    Los ríos de Malargüe tienen un color verde-turquesa que los hace únicos. El Río Grande, el Malargüe, el Río Chico y cada vertiente que baja de las coloridas montañas son un festival visual.  El departamento es conocido por tener la mayor cantidad de ambientes acuáticos. Pero el sur mendocino no solo atrapa por sus paisajes, también la gastronomía es un punto fuerte que mejora año a año. El menú a base de las truchas que provienen de sus aguas, sorprende en distintas variedades.  La estrella es la trucha arco iris que se prepara en la mayoría de los restaurantes de la zona.

    Sembrada en los ríos y lagos australes por iniciativa del perito Francisco Moreno que trajo tres variedades del Hemisferio Norte, la trucha es uno de los sabores icónicos de toda la Patagonia que se adaptó perfectamente a las condiciones más australes. Sin irnos tan lejos, en Mendoza tenemos criaderos para disfrutar de truchas frescas y en una escapada de verano llegamos a Cuyam-Co.

    A 12 kilómetros de la ciudad malargüina está el criadero Cuyam-Co, con un  restaurante donde se puede las truchas se sirven como plato principal. Mientras esperamos nuestra orden nos entretuvimos con un picoteo de papas al natural, paté de trucha, panes saborizados, trucha ahumada y tortilla de papa a la suiza. Todo esto mirando correr el agua por acequias que entran y salen de los pilotenos donde se crian los salmónidos. Y si no te impresiona podés presenciar también cómo atrapan el ejemplar que -después de pasar por las manos del chef- irá directo a tu plato.

    Camino al dique Blas Brisoli, el criadero de truchas cuenta con una lagunita para el coto de pesca y si solo se quiere pasear o conocer el lugar, la entrada es sin costo.  El criadero abastece de truchas a muchos de los restaurantes de Mendoza.   Camino al dique Brisoli, Malargüe. Telefono:  260-4401457[email protected]

    En pleno centro de Malargüe, en una esquina emblemática donde se erige la Torre del Cincuentenario  que fue inaugurado en 2000 con un reloj que mide 15 metros de altura, está Vairoletto, un restó y bar donde se comen exquisitos sorrentinos de trucha ahumada con salsa de limón. El menú ofrece también trucha grillada con vegetales al wok y almendras fileteadas, además de una infinidad de platos regionales. Av. Gral. Roca 95613 Malargüe. Tels: 0260 15-440-6494 / 0260 15-440-6454.

    En La Faustina, un lugar de comida argentina donde se privilegia el asado, también la trucha está a la orden del día, se sirve a la manteca de hierbas con timbal de arroz. Exquisito plato para quienes buscan un verano con sabores diferentes. (Manuel Ruibal Este 599-501, Malargüe, Mendoza. Tel 0260 447-2496).

    Otra lugar perfecto para degustar salmónidos es el restaurante del Hotel Risco Plateado. En un lugar paradisíaco con bosque y lagunita, cuenta con coto privado para los pescadores deportivos, encuadrado bajo un programa de pesca sostenible. Se pueden adquirir arco iris, fontanales y marrones, mientras que en el restaurante se prepararan todo tipo de recetas a base de trucha. Paso el Planchón S/n. Malargüe, Mendoza Tel. 0260 – 4472551  | Cel. 0260 – 154346297.