Brillat Savarin y Ferruccio Soppelsa se unieron para crear una nueva gourmandise, el Cuorelato: sabor directo al corazón.

    Helado y macaron son los ingredientes del postre del verano. La reconocida pastelería y la clásica heladería presentan una innovación que entrelaza dos íconos de la gastronomía de Francia e Italia.

    Se trata de Cuorelato, dos tapas de la tradicional galleta francesa, maridada con el célebre gelato artesanal. Una adaptación que le da un plus de elegancia al ya conocido Ice cream sándwich.

    Para lograr la fusión de manera perfecta, los chefs de la pastelería debieron ajustar la receta en su laboratorio de sabores. «La primera diferencia se encuentra en la harina. Los macarons se elaboran con una harina integral de almendra, nuez, maní, o distintas combinaciones entre las tres para obtener diferentes gustos. El merengue también es distinto, hicimos algunos cambios para lograr que sea más crujiente y tenga la textura justa al romperse. La receta está más cerca del macaron antiguo que del moderno», explica Jérôme Constant, dueño de la patisserie.

    Cada sucursal ofrece diferentes combinaciones. En los jardines de Anna Bistró se puede elegir entre varias opciones: chocolate amargo, pistacho, mascarpone con frutos rojos, y dulce de leche. Además, podés adquirir las tapas en la pastelería y crear tu propio macaron con los helados de Soppelsa.

    macaron con helado3

    «Personalmente me gusta mucho todo lo que es frutal con almendra, donde la acidez va a cortar un poco el lado dulce del macaron. También me parece excelente la combinación de las tapas que tienen nuez y almendra con todo lo que sea chocolates intensos», dice Jérôme al ser consultado por sus preferidos.

    Disponible en: cualquiera de las sucursales de Ferruccio Soppelsa, Brillat Savarin (Juan B. Justo 135, Ciudad; o en Darragueira 7035, Chacras de Coria) y Anna Bistró (Juan B. Justo 161, Ciudad).