Desde la aparición de El Asadito son cada vez más las personas que a la hora de salir a comer eligen espacios con espíritu cálido y abierto a todos. Ahora ese clima y los sabores tradicionales argentinos también tienen su espacio en este nuevo restó a minutos de la Ciudad

En nidos bajo tierra, en colonias construidas y mantenidas por legiones de hormigas, allí en un espacio seguro y cuidado viven estos insectos eusociales, que alcanzan el nivel más alto de organización que pueden tener los animales. Esa idea de comunidad es la que aparece al ingresar a El Hormiguero –parrillas y fuego–, en Panamericana 1453 de La Puntilla.

Se trata de una nueva cantina familiar, que en Argentina y en Mendoza, son sinónimos de carne a las brasas. En una antigua y emblemática casona, un cálido espacio da la bienvenida a una galería de techos translúcidos que conectan el interior con el exterior. Por ese amplio y luminoso comedor circulan los mozos, las delicias y los aromas que van y vienen por las mesas repletas de familias y amigos. Los pingüinos de vino también se «sientan» a la mesa y los niños, muchos de ellos, disfrutan de su juego en el área de recreación ubicada en el jardín o en el dibujo colorido sobre los individuales que realizan con crayones.

A la vista queda el asador a las llamas dispuesto de chivos, vacíos, costillares y listo para recibir las futuras recetas que se incorporarán a la carta, como las carnes al hilo. También el horno de barro, de donde salen los panes del lugar, las empanadas, el cordero o el cochinillo, que por ahora sólo se realiza a pedido.

Una pared de vidrios de colores conecta estos ambientes con otro gran salón que conserva el espíritu: grandes grupos o mesas reducidas, un bullicio que no molesta y la comida que sale abundante y replica el cuidado de lo hecho en casa. Así es como El Hormiguero recupera la esencia de la cantina tradicional con una ambientación cuidada y atenta a los detalles, con propuestas para niños, vegetarianos y celíacos.

Sándwiches, pastas, milanesas y ensaladas van muy bien con la carta de vinos creados por reconocidos enólogos de la provincia. Además el lugar dispone de una barra con lo mejor de la coctelería actual y cuando la primavera asome se inaugurarán los jardines con grandes mesones compartidos para degustar cervezas tiradas.

Abierto todos los días de 12 a 15.30 y de 20 a 2, excepto los domingos a la noche, El Hormiguero es una excelente opción para disfrutar de una rica salida en un lugar al que con seguridad se vuelve.

El Hormiguero queda en Panamericana 1453, La Puntilla. Reservas al 261-2446000.

Artículos Relacionados