A veces hay que tomarse un merecido descanso culinario. Si es con sabor casero, mucho mejor

Llegás cansado al trabajo, pero tenés que estar con todas las pilas en una semana larga; el almuerzo es fundamental para recargar energía, pero con una buena comida made in home. O si la jornada laboral fue muy extensa y estás ¡muerto!, sin ganas de nada, ahí es cuando te preguntás: ¿me merezco un descanso culinario? ¿Me merezco una rica comida casera?

La Arístides siempre fue una buena opción para un perfecto foodie. Subiendo por la avenida, dos cuadras a la derecha nos encontramos con un lugar famoso de la Sexta que ahora está en la Quinta (ya lleva varios meses abierto): Don Aldo en la Arístides.

Este restaurante ofrece de lunes a viernes un menú casero del día que incluye puchero, asado al horno, filet de merluza con puré, albóndigas a la cacerola, arroz con pollo, lentejas, locro, costillitas de cerdo a la barbacoa, buseca, entre otros, a un precio sumamente accesible y como la comida de tu casa.

Los platos son abundantes, se pueden compartir y lo mejor de todo es que este menú también se puede pedir de noche.

Don Aldo en la Arístides te brinda la mejor comida «hecha en casa» que podrías haber probado. Como bien dice la portada de su carta, es «sabor estilo casero, los 365 días del año como en casa».

Un dato para los más hambientos: ¡la cocina está abierta todo el día de lunes a lunes!

Reservas: 0261- 4200112.

Artículos Relacionados