Gastronomía regional con mucha personalidad. Eso propone esta casa de amigos abierta a toda hora para el disfrute de la gastronomía de locales y turistas.

  • Autor:Andrea Calderón

Por Andrea Calderón

Apenas dos escalones separan el lobby del Hotel Huentala de Chimpay, el restaurante cuyo nombre en huarpe significa «casa de amigos». Ambientado y decorado por el artista plástico Sergio Roggerone, este comedor invita a disfrutar de los auténticos sabores de la gastronomía regional. En un espacio apacible, luminoso de día, íntimo y romántico por las noches, basta con dejarse conquistar por el lugar a primera vista: el juego que devuelven los espejos con las paredes revestidas de madera patinada, las flores en las mesas, dos patios internos con fuentes italianas que danzan con el agua. De fondo, la música acompaña la experiencia y el chef porteño Juan Calós sale al encuentro.

 

Chimpay

Juan Calós, el chef ejecutivo de Huentala Hotel.

 

 

«Nuestra cocina está basada en productos e ingredientes locales. En Mendoza no pueden faltar los frutos secos, los tomates, las olivas negras o las frutas de carozo», dice sobre la propuesta con tintes mediterráneos el cocinero egresado de la escuela Gato Dumas, recomendado por el mismísimo Miguel Brascó para ingresar a Park Hyatt Mendoza y chef ejecutivo de Huentala desde 2008. Por estos días, Chimpay estrena su carta otoño-invierno 2015 con platos de autor y otros clásicos reversionados, algunos aptos para celíacos y vegetarianos. Libre de gluten es por ejemplo, el pastel porteño de chivo confitado y camote ahumado. Y para quienes no comen carne, una alternativa son los sorrentinos de calabaza y puerro confitado con salsa de hongos y tomates secos.

 

Chimpay

Una de las entradas invernales: Jamón crudo serrano con sopaipilla, hojas de rúcula y confitura de tomates.

 

 

De cualquier manera, en esta casa de amigos la misión es atender las necesidades de sus visitantes, por eso con anticipación las solicitudes son bien recibidas. Con la llegada de cada estación, el menú cambia de gusto y de color. Así es como el frío encuentra abrigo en una exquisita sopa de hinojo, pera asada y queso azul como entrada, o en una bondiola de cerdo braseada con salsa de queso brie, puré de batata y chutney de mango como opción principal. «Cada menú que elaboro es un trabajo de investigación. Esta es la carta más de autor que he elaborado, sin olvidar que estoy en un hotel, con lo cual tengo que mostrarle al turista parte de la gastronomía que para nosotros es cotidiana», dice Calós.

 

Chimpay

Como principal, rótolo de trucha y zucchini, crema de choclos y chips de olivas negras. ¡Exquisito!

 

 

Chimpay

Otro de los platos fuertes: El pastel porteño de chivo confitado y camote ahumado.

 

 

En esta cocina honesta, de productos marcados e ingredientes equilibrados, los platos tienen mucho sabor y personalidad. El invierno 2015 anticipa, entre otros, una entrada de humita criolla con pan a la chapa o un principal de salmón rosado con pistou de alcaparras, salsa de pimientos asados y vegetales en diferentes cocciones. Para el postre, una excelente opción es el cheesecake de chocolate blanco y lima con salsa de arándanos o las peras en almíbar de Chardonnay y Aguaribay con crema nogada. El menú ejecutivo, de lunes a viernes de 12.30 a 15, está ideado para comer en 20 minutos, aunque eso no impide que el visitante con tiempo disfrute de una apacible comida ya sea al mediodía o a la noche maridada con vinos de autor de Marcelo Pelleriti, Roberto de la Mota, Pepe Galante, o bodegas de garage.

 

Chimpay

Las peras van muy bien con un espumante rosado.

 

 

La música es otro condimento fundamental para vivir esta celebración de los sentidos. El dj Adriano Vivas fue el responsable de la ambientación sonora, acorde con la línea refinada, elegante y vanguardista del hotel. Así es como la experiencia gastronómica se completa con música ambiental, nu disco y algunos toques de lounge y jazz. Por las tardes las mujeres se sienten convocadas para reunirse con amigas, festejar cumpleaños o celebrar días festivos. Desde las 16.30 y hasta las 19.30, Chimpay abre el abanico de propuestas saladas y dulces, con variedad de canapés, tarteletas y postres que van muy bien con los tés en hebras provenientes de China, Japón o India. ¡Una delicia!

 

Chimpay

Decorado por el artista Sergio Roggerone, Chimpay busca rendirle homenaje a su nombre y ser una casa de amigos.

 

 

Chimpay, el bistró del Huentala Hotel

Tipo de comida: Cocina regional. Opciones para vegetarianos y celíacos.

Rango de precios: $200 – $380. Menú ejecutivo $97.

Formas de pago: Efectivo, tarjetas de débito y crédito.

Horario: Desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Detalles: Un ambiente apacible y tranquilo con privacidad. Atención personalizada.

Más info: www.huentala.com

 

Chimpay

Abierto todo el día, Chimpay cuenta con almuerzos, tardes de té y cenas.

 

123456789