Con productos frescos y de estación, cada receta lleva su tiempo de elaboración y ese proceso se traduce en los sabores del plato final.

En Cerrito la idea es disfrutar de un momento de encuentro y de una experiencia alrededor de la comida. No es para ir de paso ni para quienes buscan picar algo rápido.

La historia del restaurante nace de un anhelo familiar y de las ganas de compartir los ricos sabores de la cocina tradicional hecha con amor. La inspiración está ligada a la montaña, como también la ambientación rústica de los espacios, y el espíritu es súper tranquilo para desconectarse un rato de la rutina y el estrés diario.

Es ese descanso que propone el paisaje mendocino el que llega a la carta, y en Cerrito cada ingrediente está pensado para incluir a quienes no comen carne así como a celíacos y personas que prefieren una dieta sin TACC. La atención, como dicen los mismos comensales que han vivido la experiencia, es cálida, la comida abundante y sabrosa, y la presentación vuelve todo aún más apetecible. Otra cualidad del lugar: tiene mesas adentro para quienes así lo prefieren y un espacio al aire libre ideal para darle un poco de frescura a las noches de verano.

La cocina recibe a los visitantes de jueves a domingo de 21 hasta la medianoche, y tiene un espacio diferenciado para la elaboración de recetas libres de gluten. Por estos días, cinco bodegas locales maridan a la perfección los platos de la carta. ¿Algunos sobresalientes? La «costilla Cerrito» con papas rústicas y salsa criolla, la trucha mendocina con manteca de alcaparras y verduras salteadas, el matambre de ternera a la napolitana con papa explotada y verdes, la humita y el tomaticán. En cuanto a los postres, imperdible la marquise de chocolate y el crumble de frutas de estación con helado.

Cerrito queda en calle Viamonte 5181, Chacras de Coria. Reservas al 2612187079 – 2615395336. Abierto de jueves a domingo a partir de las 21 hs. Todos los platos pueden ser pedidos en su versión libre de gluten.

Artículos Relacionados