A pesar de haber sido tres los socios iniciales del proyecto, de un tiempo a esta parte son Francisca Costanzo y Sebastián Flores los responsables de que esta bakery sea una opción inigualable en Mendoza.

Entrar a Bröd es de por sí una experiencia perfumada. El local con el que inauguró la tienda, allá por 2014, devuelve aromas a preparaciones dulces y a exquisiteces recién horneadas, pero también plantea un descanso en pleno centro mendocino. A la bakery de Chile 894 de Ciudad llegamos esta vez para conocer un poco más sobre la historia de sus fundadores, dos amigos que un buen día canalizaron sus intenciones en este proyecto. Si bien en sus comienzos fueron tres los integrantes que le dieron forma, desde noviembre del 2015 Francisca y Sebastián llevan las riendas del espacio, que en su tercer año de vida, sigue creciendo.

Él, cocinero; ella, pastelera; los dos, viajeros y enamorados de lo que sucede cuando los ingredientes toman forma y la magia ocurre. «Yo no trabajaba en el rubro sino que era un hobby para mí. Tenía un miniemprendimiento en mi casa, donde hacía tortas a pedido. Mi experiencia estaba ligada al turismo, sobre todo del vino», resume Francisca Costanzo, la puntana que luego de estudiar en Mendoza se quedó a vivir aquí. «Mi pasión por lo dulce viene de mi mamá, que es una excelente repostera y descendiente de griegos, así que siempre estaba explorando en nuevos sabores y especias. En mi casa todo sucedía en la cocina y la plastilina con la que jugaba de chica era masa de sal», comparte entre risas.

Por su parte, Sebastián Flores hizo un largo recorrido antes de abocarse a Bröd: estudió Cocina, trabajó con Mallmann, en Las Leñas, en Cavas Wine Lodge, vivió tres años en Nueva Zelanda, abrió su propio restó y finalmente puso toda su energía en la panadería: «Mi interés surge de mi experiencia y de que en cada restaurante en el que estuve hacíamos los panes. Me resulta muy atractivo los procesos que tiene, los tiempos que se manejan y el resultado. Mi deseo era llevar todo eso un poco más allá y con Bröd se dio», resume.

Los viajes, las nuevas recetas, la estética bien cuidada y la fidelidad que mantienen con su producción los ubica en una bakery de lujo en lo que a calidad se refiere. Los precios en Bröd están lejos de ser imposibles y los principios que se plantearon en el arranque, persisten: panes por piezas, ingredientes frescos y locales, preparaciones sin grasa, pastelería hecha con manteca y procesos muy cuidados. «Cocinamos lo que nos gusta y no usamos premezclas. Buscamos en muchos casos harinas orgánicas y conocemos el origen de cada producto. Estamos en cada detalle y eso hace que lo que ofrecemos sea más sano también».

Con tres años recién cumplidos y un nuevo local en Simona Espacios (Mitre 1538 de Chacras de Coria), Bröd se prepara para un nuevo desembarco en ese distrito, esta vez con modalidad de franquicia y en el Complejo La Bonita (Besares 833). «Bröd nació con su masa madre, con su levadura natural tanto en la baguette como en nuestro pan Fermín. Nuestro trabajo es de laboratorio y hemos sido escuela y semillero; muchas personas que pasaron por acá aprendieron de nuestros procesos», resalta Francisca. Por estos meses, la actualidad del proyecto se expande y además de la bakery y cafetería de Ciudad y Chacras, sus dueños buscan agrandar la cocina, aumentar la producción, consolidarse como proveedores y seguir presentes en eventos sociales.

Con una cocina abierta todo el día y una dinámica súper activa, Bröd recibe al visitante con opciones para el desayuno, el almuerzo, la mediatarde o la cena temprana. Pastelería, dulces, sándwiches, platos, ensaladas, picadas y opciones difíciles de encontrar en otro lugar para acompañar un rico café o jugo natural se abren a gusto y placer del cliente.

Bröd Chacras. Mitre 1538, Chacras de Coria. De martes de viernes, de 9 a 20.30. Sábados de 10 a 20.30. Tel. 4960320. Bröd Centro. Chile 894, Ciudad. De lunes a sábado de 8 a 21. Domingos de 9 a 16. Tel. 4252993.

Artículos Relacionados