El nuevo pub, ubicado en Dorrego te espera todos los días con comidas y bebidas ideales para disfrutar del verano.

    El verano está por llegar y muchos deseamos teletransportarnos a un bar en la playa para relajarnos y, refresco en mano, desconectarnos de la rutina. Es una postal mental romántica que hoy se puede hacer realidad de lunes a lunes. Y es que en medio de Mendoza, está Bambú, el rinconcito playero que todos los días sirve opciones para picar, comer y beber en medio de una ambientación descontracturada.

    El bar ubicado en Dorrego nació físicamente hace un año pero sus dueños, una pareja de jóvenes viajeros y entusiastas, lo soñaron desde mucho antes. Luna Hernández y Rodrigo Salcedo sabían que en algún momento abrirían su propio local gastronómico y que lo nombrarían Bambú y así sucedió. 

    Vieron un terreno vacío en el Paseo de La Paloma y decidieron comenzar su sueño desde cero. Ellos levantaron todo lo que hoy es el bar de Brandsen y Amado Nervo, fueron los artesanos que nos acercaron el espíritu playero.

    Las cañas, las mesas elaboradas con troncos, las plantas y flores, la fuente de agua, las guirnaldas con foquitos de colores hacen la ambientación perfecta. Y la música seleccionada para cada noche, las cervezas bien frías, los licuados tropicales y la variada cocina completan la propuesta.

    «Trajimos ideas de varios destinos en los que hemos estado y yo soy de Punta del Este entonces la idea de playa es real porque nos inspiramos en esa onda y la hemos vivido», apuntaron los jóvenes padres de Caetano. 

    En Bambú se preparan variadas tapas, es decir, rodajas de pan casero montadas con palta con huevo o jamón crudo, carne braseada, bondiola de cerdo, salchicha parrillera con criolla, entre otras. Para picar hay porciones de rabas o cornalitos con alioli, nachos con cheddar, aros de cebolla y camote fritos.

    Sus sándwiches son grandes, de pan casero esponjoso y con rellenos deliciosos; los estrellas son el de carne braseada y el de bondiola de cerdo -con cocción en horno durante cuatro horas con vino Malbec y cerveza, respectivamente-. Están acompañados de cebolla caramelizada más jamón, huevo, queso, lechuga y tomate.

    En opciones más livianas está el sándwich de pollo grillado con limón y el vegetariano, de verduras grilladas más lechuga, tomate y queso. Además de su ensalada Bambú con peras, pasas de uvas, queso azul, tomate, mix de verdes y lluvia de semillas.

    A la hora de la bebida, ofrecen cerveza y vino tirado además de etiquetas en botella e industriales; tragos y cocktails tropicales, licuados naturales y una auténtica limonada, realizada con receta propia. «La receta la conocí durante los viajes y le hice modificaciones; logré una riquísima con limón, menta, jengibre y azúcar; queda bien verde cuando se sirve y no es para nada ácida», cuenta Luna.

    Todos los días tienen Happy Hour hasta las 21 y, de domingos a jueves, el 2×1 es en toda la carta (hasta las 20). Además, en las historias de las redes lanzan promos válidas para el día en cuestión.

    En el bar se acompaña el concepto «consumo responsable» por lo que decidieron sacar el sorbete y así sumar su granito de arena para el cuidado del medio ambiente. Además poseen su propia huerta orgánica con aromáticas e incentivan a que todos tengan una ya que entregan EcoVuelto, un sobre triangular con semillas de hortalizas.

    Vale resaltar que el chiringuito de playa tiene espacios techados por lo que la lluvia no es más un impedimento para salir a comer rico y al aire libre.

    Bambú. Dirección: Brandsen y Amado Nervo, Paseo de La Paloma, Dorrego. Días y horarios de atención durante el verano: Todos los días a partir de las 18. Delivery de toda la carta en Uber y PedidosYa. Estacionamiento para bicis. Redes: Instagram: @bambucafebar / Facebook: @bambumza. Reservas y más info: 261 658-7473 / [email protected]