Con «Ciberidentidades», la artista reflexiona a través de su pintura sobre la cultura pop y la visibilidad de las personas en las redes sociales

Descubrimos a Verónica Aguirre en una muestra colectiva que se exhibe en estos días en la Bolsa de Comercio. Las obras que le pertenecen, pinturas realistas en gran formato, forman parte de su serie «Ciber-identidades», donde las redes sociales juegan un papel preponderante.

Imposible no detenerse ante el gigantesco retrato de Maverick, que forma parte de los perfiles de Facebook que Aguirre toma y recrea.

«Esta serie consiste en la creación de obras de gran tamaño, (acrílicos sobre tela) resultado de la apropiación de identidades (imagen de perfil) creados y publicados en internet», dice.

–¿Cuál es el concepto detrás de «Ciber-identidades»?

–Cuando hice la tesis de licenciatura, empecé a trabajar sobre el arte web, el arte que permite la interactividad. Me llama la atención la relación del ser humano con internet, la creación de falsas identidades y todo esto fue decantando para trabajar sobre perfiles de Facebook de gente que no conozco. Tomé algunos que me llamaron la atención por la estética, por lo que habían publicado.

–¿Los tomás «con permiso»?

–Los tomo robados porque también de eso habla la serie, de cómo lo que uno sube a internet lo pone a disposición del público. En la «ciber-identidad» las transacciones no se dan entre personas, sino entre simulacros, entonces los objetos reales se desmaterializan.

–Sin embargo tu estilo en esta serie es muy realista…

–La idea fue representar estas identidades en gran formato, lo más realista posible. En la tesis leí mucho sobre Baudrillard, sobre sus conceptos de la «hiperrealidad» y el simulacro. En la red sucede esto, nos vinculamos entre simulacros y no de persona a persona. Dentro de estas dimensiones ciberespaciales, podemos estar disolviendo los conceptos modernos de pertenencia y participación. Pertenencia a un sitio, a una ciudad, a una nación, vinculándonos a las redes virtuales mundiales que contribuyen a crear un simulacro geopolítico, donde las fronteras se borran. Creamos una tecnología y me interesa saber cómo esto nos va a modificando.

–Otras series de tu obra se inspiran en la mitología.

–Hace algún tiempo estoy trabajando con los mitos de las culturas latinoamericanas, tomando de referencia libros de Adolfo Colombres, quien analiza el mito, como primer fundamento de una teoría transcultural del arte. Así desfilan en esta serie denominada mitología contemporánea Marilyn, Che, Lady Di, Betty Boop, Superpoderosas, Pikachu, etc y personajes creados con un estilo pop japonés que pretenden asociarse a ellos.

–¿Cuál es la relación entre la mitología y el pop?

–Es una manera de generar en el espectador una reflexión sobre cuestiones universales como el amor, la guerra, la justicia pero llevados a una esfera actual. La utilización de una estética pop es para seducir al espectador, a través del humor, la ironía y una dosis de aquello que estamos acostumbrados a ver.

–¿Estás pensando en alguna serie nueva vinculada a la tecnología?

–Estamos trabajando en animación y con unos compañeros presentamos para el Mendoza Filma Conexiones, un corto que habla sobre la red y los vínculos y será el puntapié inicial para una aplicación transmedia. Tomamos como metáfora la red hídrica de Mendoza, que es una red por la que circula un flujo de agua y genera vínculos. Por ejemplo si yo tiro basura en la acequia o si mal gasto el agua genero una consecuencia, entonces queremos poner en evidencia cómo afecta esto que yo hago en el resto de las personas.

Artículos Relacionados