La banda mendocina más joven de la escena gana reconocimiento no sólo en el público, sino entre sus pares. Estará en el Festival Lollapalooza 2017 (San Isidro, Provincia de Buenos Aires).

En 2007, cuando apenas tenían 13, ¿14 años?, Usted Señálemelo hacía una de sus primeras presentaciones en un bar de la Ciudad. La banda del trabalenguas, integrada por Juan Saieg en voz, Gabriel Orozco en guitarra y Lucca Beguerie en batería, nació por cercanía y afinidad con la música. «A Gabriel lo conozco porque su papá, Tilín Orozco, vino a hacer una producción al estudio con mi viejo (Carli Beguerie) y él lo acompañó. Juan fue compañero mío de la escuela y así nos conectamos los tres», repasa Lucca en uno de los salones de Fader Records, en una antigua casa de Godoy Cruz. La frescura y solidez creciente de sus interpretaciones, sumado a un estilo desfachatado los ubica en la escena mendocina como una de las agrupaciones más sobresalientes de la música local.

«Todo empezó como un juego. Después nos dimos cuenta de que queríamos dedicarnos a esto; en realidad se dio naturalmente. Hoy sí sabemos lo que buscamos», dice Gabriel Orozco, quien tiene registro de haber interpretado su primer instrumento a los dos años, meses después de aprender a caminar. Con su disco debut editado, que lleva el nombre de la banda y del que participaron el ingeniero Carli Beguerie y el músico Tilín Orozco, el trío que cuenta con la participación de Yuyo Iglesias en bajo durante sus presentaciones en vivo, celebra el próximo jueves 26 de noviembre el cierre de año con una fiesta en N8 Estudio junto a Vectores (Chile), Phonalex (Buenos Aires) y Santiago Lima.

Fueron parte del homenaje a Luis Alberto Spinetta Canciones eternas en 2013 y han compartido escenario junto a Cuentos Borgeanos, Los Brujos, Illya Kuryaki o Massacre. De gira por Chile y Buenos Aires, Usted Señálemelo sigue sumando fiestas, presentaciones y festivales a su carrera, que no para de crecer.

–¿Cuáles son sus principales influencias?

–Tenemos un montón. Por nombrar algunas, Foster The People, Tame Impala, The Phoenix, Mac De Marco. Esas bandas nos marcaron fuerte pero hay otras muchas que también.

–Cuando empezaron a tocar, ¿ya tenían canciones propias?

–Arrancamos haciendo un popurrí de temas instrumentales pero siempre con la idea de tocar temas nuestros porque ya componíamos. A los 15 años empezamos a producir lo que teníamos y nunca estuvo en nuestros planes tocar covers. De cualquier manera tenemos versiones que hacemos en vivo, pero no es lo fundamental.

–¿Reconocen un cambio de estilo en relación a sus inicios?

–Sí, a los 15 años las influencias eran otras. La música que hacemos ahora nos representa muy bien en este momento y el nuevo disco no tiene nada que ver con el que sacamos hace un año. Nos sentimos más libres para componer y encontrar el sonido, lejos de la estructura que teníamos antes. El hecho de conocer bandas nuevas, de darle importancia a la producción y de encarar la canción, cambió.

–¿Cómo viene la grabación del nuevo disco?

–Aún no tiene nombre y la idea es grabarlo en el verano. Estamos en la etapa de producción y viene buenísimo. Como nos dedicamos exclusivamente a esto, tenemos el tiempo y la cabeza puesta ahí. En el primer disco Tilín y Carli fueron co-productores y fue muy importante esa mirada. En este segundo álbum los encargados de la producción somos nosotros tres y creo que eso se va a notar. De cualquier manera les consultamos todo y recibimos sus opiniones.

–¿A dónde les gustaría llegar con la banda?

-A ser Los Beatles (risas). A ser una banda «consagrada». Además de ser una banda compartimos la amistad y tenemos por delante el proyecto de producir bandas nuevas.

–¿Qué piensan de la escena musical actual en Mendoza?

-Hay zarpadas bandas a las que escuchamos todo el tiempo. Pasado Verde, Cien Peces Piensan, Trílicos, Lavanda Fulton, por nombrar algunas.

–¿Tienen planes de viajar?

–Quedarnos en Mendoza seguro que no y viajar, lo estamos haciendo. Este año fuimos dos veces a Chile de gira y a Buenos Aires también, donde vamos a cerrar el año. Tenemos intenciones de instalarnos en otro lugar pero no sabemos dónde, puede ser en cualquier sitio en cualquier momento. No queremos quedarnos quietos y tenemos la necesidad como banda, de vivir en una ciudad para pisar fuerte.

Artículos Relacionados