Usando globos y un poco de nostalgia, el joven artista coreano, Seungjin Yang, se destaca en el mundo por crear muebles que conjugan lo funcional con el arte. El diseñador asocia su creatividad a recuerdos de la infancia.

 

    Su marca registrada son los muebles creados a partir de globos (comunes, como los de las fiestas de cumpleaños) recubiertos con resina epoxi, un material utilizado en la fabricación de plásticos. Una vez inflado el globo, le da la forma deseada y luego le aplica ocho capas de resina, dándole  rigidez y firmeza en su estructura y logrando una estética divertida y audaz.

    Seungjin Yang creció en una ciudad ubicada al este de Corea del Sur y luego se mudó a Seúl para estudiar Arte y Diseño en Metal en la Universidad de Hongik. Tras graduarse en 2013, comenzó The Blowing Series con una visión clara de lo que quería transmitir: que las personas se diviertan con su obra, de la misma forma que él lo hace.

    El diseñador coreano asocia su creatividad a los recuerdos de la infancia y dice que su inspiración viene de la gente que lo rodea. Su peculiar proceso de creación hace que su trabajo se fusione entre muebles funcionales capaces de soportar peso, y obras de arte, convirtiendo sus  coloridas creaciones en piezas modernas y prácticas que remiten a lo nostálgico de la niñez.

    Si bien sus diseños más conocidos son las sillas y bancos de tres patas, usa esta misma técnica para modelar otros objetos como lámparas y candelabros. Yang trabaja cada globo individualmente y el proceso toma alrededor de dos semanas para terminar una pieza por completo.

    Con sólo 34 años, Yang ha ganado reconocimiento internacional por su participación en exhibiciones  en Corea, Milán, Dubái y Estados Unidos. Actualmente vive en Seúl, donde se encuentra experimentando con su trabajo para poder desplegar más colores y formas en su obra.

    Nota: Agustina Agost