Dice que se aburre rápidamente y eso lo lleva a probar cosas distintas. Generar ideas, melodías e impacto en segundas y terceras miradas, es su fuerte.

    Roy Mayne atiende el teléfono y ríe: «Esto es inédito, mi primera entrevista, ¡qué loco!». «¿Si?», le consulto sorprendida porque su historial es tan interesante como variado y premiado. Y así empezamos a conversar, relajados, mientras él andaba en su bici y yo me cebaba mates.

    «Soy una persona que se aburre muy rápido de las cosas por eso pruebo bastante cuestiones distintas», de ahí sus tantas aristas artísticas. Es diseñador, publicista y el director creativo del estudio Jacomy Mayne que hace más de 5 años abrió con su socio Andrés. Es un hábil capturador de momentos con su celular y un incursor musical, «la música me encanta, a otro nivel».

    El año pasado sacó varias canciones con su hermano Liam (actor) porque se «enroscó» en la producción musical y aprovecharon para hacer algo juntos antes de que el actor se fuera a vivir a Madrid. Coincidieron y sin tener experiencia musical hicieron «temitas que quedaron muy lindos» bajo la producción de Martín Rez Masud.

    Es un EP de tres canciones, «una mezcla de estilos que pisa un poco el chillhop, bossa nova, hip hop de la vieja escuela, soul…», un mix con lo que le gusta a los hermanos Mayne porque lo hicieron para ellos y ahora continúan componiendo a la distancia. En Spotify están las canciones «Mayn Groove», «Ndea» y «Para el Record».

    El creativo pone Play todos los días a «una linda mezclita» de estilos mientras trabaja, pedalea o disfruta del aire libre en Potrerillos. Su playlist es aleatoria, según cómo se despierte y si se aproxima el fin de semana: «Ahora estoy escuchando el último disco de Yellow Days, una selección de afrolatina también. Y si es jueves o viernes algún set o algo más movido».

    A pesar de que varios integrantes de su familia son artistas, es un convencido de que el camino se lo va armando uno. Siempre le gustaron los dibujos y así llegó a estudiar Diseño y luego Publicidad para «nutrir la otra pata más marketinera». «Aún no descubro una línea muy marcada pero sí, en esta etapa de la vida, me está gustando el packaging y las etiquetas. El desafío que tengo es que una persona vea algo y lo entienda a la primera, además de imprimirle otras lecturas por detrás», cuenta quien hizo los diseños para el vino orgánico Entrometido y para el aceite de oliva y vino Visiones de Alfredo y Jova.

    El distintivo de la dupla Jacomy Mayne es no quedarse en lo convencional o tradicional, escuchar al cliente y salir con algo diferente, que tenga otra sensación. Mirada creativa que los ha hecho ganar varios premios como el Latin American Design Awards de Oro y el galardón al Mejor en la categoría Packaging por el vino espumante Censurado.

    «Nuestra idea es generar una segunda y tercera lectura, dotar al trabajo de algo más para descubrir, que impacte un poco más, que te den ganas de guardar la caja por ejemplo. Nos parecen valiosos los segundos, terceros y cuartos impactos», y eso logran con sus diseños de detalles sutiles». El recurso de la fotografía y de la ilustración también están presentes en sus trabajos y es que un rasgo de su identidad es tener versatilidad. «Es un maridaje de factores: el diseño gráfico, la dirección de arte y el encontrarle el por qué a las cosas».

    Claro ejemplo con las etiquetas de Visiones, en la que los chicos se ubicaron en la cabeza de Alfredo y Jova, dos extranjeros que vinieron de Italia para construir un nuevo futuro en Argentina, pensaron en los sueños e inseguridades que pudieron haber tenido y lo plasmaron en cada etiqueta «surrealista», la cual presentar un escenario interesante y en el collage está la explicación de por qué es así el vino, en este caso.

    A Roy, la cuarentena lo agarró en Australia y a las pocas semanas de estar disfrutando el viaje, tuvo que volverse. Su plan fue generar contactos con estudios y lo logró ya que formalizaron varios. Además, han tenido clientes de Estados Unidos, Francia y Alemania.

    ¿Cambia la metodología de trabajo con alguien de afuera?

    Es interesante porque generalmente tienen en claro lo que quieren. Abrís la cabeza a formas y culturas diferentes. Si o si hacemos un análisis previo a las propuestas porque el factor cultural es fundamental. De por si somos detallistas, nos gusta meter mensajitos dentro de los diseños.

    Al conversar con Roy y conocer su pasión por el diseño y la música, caímos en el detalle de que son varios los diseñadores mendocinos relacionados al mundo musical, como Gato Ficcardi y Daniel Vinderman. Y al respecto, Mayne opina: «De por sí la gente es creativa y lo manifiesta de formas y en campos distintos, quizá es una coincidencia. En mi caso, paso mucho tiempo escuchando música mientras trabajo enfrente de la computadora y de repente lo transformé en hobby, puede ser que a varios nos pase lo mismo».