Una nueva exposición en Aristóbula, la casa de arte de la 6ta Sección, reúne a cuatro artistas bajo la consigna de plasmar en sus obras la cosmogonía fantástica de cada una.

    Convocadas por Cecilia Carreras, cuatro mujeres se reúnen bajo el mágico paraguas del arte e indagan sobre sus imaginarios. Modesta Reboredo, Sandra Barrozo , Marcela Furlani y  también Cecilia como expositora saben que sus respectivos trabajos  «a menudo abrevan en lo fantástico, a través de medios, lenguajes e interpretaciones particulares».

    Entonces, este conjunto de obras que se exhiben bajo el nombre Phantasticus, nacen de la motivación que generó  la propuesta inicial sobre los bestiarios realizada por Cecilia Carreras. Luego, por medio de un proceso de intercambio e indagación en la propia poética, cada quien fue decantando, hizo su recorrido y encontró su vuelo.

    Cuatro miradas, cuatro maneras de pensar y sentir, para generar desde esa diversidad un original vínculo que invitamos a conocer y recorrer.

    Leyendas y memorias ancestrales de Modesta Reboredo

    «En Phantasticus, el proceso creativo y el universo de preferencias visuales,radica en recuperar, seres de mitos, de leyendas y de memorias ancestrales. Aquí , mis búsquedas personales y estéticas se unifican», dice Modesta.

    Su obra, signada por dioses egipcios, Ícaro, Ulises, San Jorge y el Dragón transitan este camino iniciático y maravilloso. Estos personajes y bestias de pasados muy lejanos, también medievales, toman vida en tapices,  esculturas blandas y objetos encontrados. «Las puertas del conocimiento se abren dándome la oportunidas de materializarlas, utilizo materiales preciosos y rústicos, para lograr así  mayor expresividad», revela la artista.

    Seres de cuento de Sandra Barrozo

    «Phantasticus me atraviesa, me invita a mostrar parte de los personajes que habitualmente aparecen en mi obra. Seres de cuento, protagonistas de historias que aún no han sido contadas», explica Barrozo sobre la obra que vemos.

    El concepto de la muestra a su vez  la interpela y la desafía a ir más allá. A darle entidad a otros seres que la habitan desde hace tiempo, viejos compañeros de su proceso creativo.  «Las dudas, las vueltas y la autocrítica constante, piden protagonismo. Ya es momento de presentarlos en sociedad», confiesa esta plástica que nos muestra sus personajes emparentados con criaturas maravillosas como las que habitan los mundos de Alicia.

    Por ejemplo Sr Enrosque, lienzo pintado, cosido y bordado sobre caucho. que representa un momento creativo, una idea. «La tengo, la pienso, le doy una vuelta. Y otra. Una más. Me derivo, se me ocurre otra cosa. Sigo pensando. Aparece algo parecido a lo del comienzo pero ya no me convence. Doy vueltas, muchas vueltas. Me pierdo, me olvido. Abandono. Vuelvo a empezar», explica Sandra.

    Laberintos de la Minotaura Marcela Furlani

    Indgando en nuevos materiales para darle cabida a su mundo inventado, Marcela Furlani nos muestra objetos cerámicos, dibujos y objetos textiles que forman parte de dos series, una titulada Laberintos para Minotaura y la otra, Tesoros del Laberinto.

    Para esta artista la materialidad de las obras forma parte de su contenido y sentido poético. «Este acercamiento a la cerámica me pone en contacto con la tierra, con el fuego, es decir, una vez más aparece la naturaleza transformada», dice con asombro y agrega maravillada: «Son procesos que siguen siendo tan mágicos (aunque podamos aprenderlos de manera científica) que no puedo desvincularlos de lo fantástico. Como el caso del carbón que aparece como tal, desde su propia escencia maravillosa».

    «Por una parte, intento unir algunas imágenes del universo de lo fantástico en cuanto tradición, como la idea de laberinto y su representación, con objetos como la rana encantada u otros seres que pertenecen a la flora y fauna local, pero con una nueva piel imaginada», explica Furlani.

    «Otros trabajos surgen de la idea de que las cosas de la vida cotidiana, por insignificantes que parezcan, pueden ser únicas. Todos atesoramos elementos que solemos encontrar en cualquier lugar. Recolectamos pequeños trofeos, ¡como joyas!, que siempre evocan momentos vitales. Tesoros fantásticos que pueden conmovernos, quizás, hoy más que en mucho tiempo». 

    Universo de animales-bestias de Cecilia Carreras

    «La obra que realicé para Phantasticus, en mi caso,  tiene su origen en la literatura, fueron los cuentos, las entrevistas a Cortázar y su mundo fantástico, los disparadores para mi universo de animales-bestias», cuenta Ceci Carreras.

    «A partir de ahí me sumergí en un mundo mágico, de fantasía, el cual también me enfrentó con mi propia sombra».

    En sus lienzos vemos costuras uniendo telas, «eso significa para mí recrear esa línea delgada entre lo real e irreal, sintiendo la obra muy propia e íntima», confiesa.

    Las visitas a Aristóbula Casa de Arte son de lunes a viernes, de 17 a 20 hs con cita previa, reservando al 261 663 1964 o en su cuenta de instagram @aristobula.casadearte