La casa de arte ubicada en la sexta sección le abre sus puertas a una muestra colectiva que toca las fibras más íntimas de sus creadores.

    Convocados por Cecilia Carreras, cuatro artistas mendocinos se reúnen para ahondar en los conflictos del ser humano. Sandra Marset, Leandro Pintos, Jacobo Portnoy y también Carreras como expositora, le dan forma a la muestra Naturaleza Inevitable. «Cada uno tomó la temática de una manera diferente y personal, pero hay un hilo conductor entre los cuatro y eso se siente», dicen los expositores.

    IMG_0629

    Luego de varios meses intercambiando propuestas, la temática comenzó a tomar forma. «Leandro Pintos tenía una idea un poco más concreta de lo que quizás quería para la muestra. Se le ocurría el concepto de “figuras en conflicto”, como la problemática interna de uno como ser humano, como artista», profundiza Cecilia, y continúa «después de tantas charlas llegamos a la conclusión de que Naturaleza Inevitable estaba muy bien por las obras que estábamos haciendo cada uno. Fue un proceso, un intercambio entre los cuatro».

    «Pienso que la naturaleza es el hilo, la coincidencia. En todas las obras la idea parte desde ahí. La naturaleza animal o humana, visceral o racional, en su complejidad y la incertidumbre, lo que no dominamos y tampoco logramos comprender, la angustias que la vida tiene», agrega Marset. 

    «Uno se siente muy cercano a la temática porque tratan la condición humana. Hay mucho de filosofía, de literatura, de lo cotidiano, de la vida misma del hombre…Hay muchos puntos y muchas aristas que a cada uno lo tocan y lo atraviesan porque sos sensible y estás en permanente relación con tu obra, con el otro, con el entorno. Me siento muy cercana, la muestra me conmueve», finaliza Carreras.

    La fragilidad y lo efímero de Sandra Marset

    IMG_0612

    La artista expone obras realizadas con técnicas mixtas, sobre el soporte papel, con grabado, gofrado, xilografías y dibujo. «También con una versión propia de sashiko y ahora sumé la cerámica, que es un soporte que comencé a trabajar en el 2020», dice.

    Para esta exposición Marset trabajó sobre la idea de la fragilidad y lo efímero, conceptos que le preocupan desde hace tiempo. «Las obras que presento tienen que ver con la idea de la naturaleza inevitable, el conflicto, desde la dificultad que tiene el ser humano en su propia vida para asumir que está atravesado por el tiempo y que no lo domina…no puede detenerlo, como ser es finito».

    «Observé cómo cada uno construye la obra de un modo diferente. En mi caso planificando todo, cada detalle. Fue muy interesante ver los avances en casa producción; la materialidad, pero también lo simbólico. Hay una diversidad importante en la muestra».

    Leandro Pintos y la belleza de las formas

     

    Pintos (1)

    A través de esculturas compuestas por diversos materiales, Pintos se acerca a la belleza de lo bestial. Figuras que luchan entre sí, que desafían la gravedad, que cargan con su propio peso y que se realizan. «Generalmente mi trabajo se enfoca en la belleza de las formas. En este caso, el conflicto, que lo interpreto como inevitable en nuestra naturaleza, me ofrece un montón de imágenes».

    «Mis obras son imágenes de animales y personas como metáforas de estos conflictos, y el hecho de combinar materiales como chapa, madera y piedra me da la sensación de que aporta más a la confrontación».

    La naturaleza inevitable de Jacobo Portnoy

    Portnoy

    «Esta muestra me atraviesa profundamente, las obras son autorreferenciales y un reflejo de mi persona, las atraviesa el peso y el dolor, pero también la clave de la esperanza», reflexiona Portnoy sobre su obra más reciente.

    En ella nos enfrentamos con personajes que se encuentran en situaciones signadas por la condición del ser humano. «Reflejan esa naturaleza inevitablemente autómata con la cual convivimos y nos hace sufrir, pero también está la clave de la transformación».

    «Esta exposición es un hito en mi carrera, es mi primera muestra conceptual. Es un honor compartirla con mi maestro y amigo Leandro, y es una gran satisfacción compartir con artistas que admiro mucho como Ceci y Sandra. Además, me encontró en medio de un proceso personal el cual ha influido profundamente en mis obras y en las cuales volqué mucho de mi propia naturaleza inevitable»

    Cecilia Carreras entre la dualidad y la sombra 

    Carreras

    A través de sus pinturas, Cecilia indaga en su mundo interno y personal. «Mi obra tiene que ver principalmente con algo que a mí me ha acompañado desde hace muchos años y que vincula al hombre y su relación con la naturaleza, ya sea animal-vegetal. Dentro de eso siempre está el tema de la proyección de la sombra, de la dualidad, que son como aristas que van saliendo, pero tienen un punto central que es la relación del hombre con la naturaleza y, sobre todo, el control que ejerce el hombre sobre ella, sobre lo animal…».

    «De alguna manera el animal para mí -ese animal perro, lobo- simboliza también al hombre, lo primigenio, entonces lo pongo en una situación, pero casi como un símbolo. Lo proyecto y lo pongo también en sombra. La dualidad tiene que ver también con lo humano, con el hombre, por eso lo defino como algo primigenio o arcaico que llevamos todos dentro y que no me gustaría que se pierda esa conexión. Cuanto más nos acerquemos a la naturaleza, más humanos somos»

    Naturaleza Inevitable se puede visitar con cita previa en Aristóbula Casa de Arte, de lunes a viernes de 17 a 20 h. Las reservas se pueden realizar al 261 663 1964 o por mensaje privado en su cuenta de Instagram @aristobula.casadearte

    Fotos: Fernando Rosas (esculturas) y Agustina Agost