El artista Eduardo Hoffmann junto a los músicos Christine Walevska y Daniel Goldstein recorrieron la bodega Catena Zapata, para disfrutar la muestra de MovArt y degustaciones privadas.

En la impactante cava piramidal que guarda los vinos de Catena Zapata, ubicada en Agrelo, Eduardo Hoffmann y un selecto grupo de amigos disfrutaron las obras del artista y la degustación privada de los vinos de la casa. La gran sorpresa la dio Laura Catena que llegó de imprevisto y se sumó por unos minutos a la comitiva.

La apertura del Teatro Mendoza fue más que significativa para Eduardo Hoffmann quien llegó a la provincia para terminar de montar el mural que se exhibe en el teatro. Se trata de un a gran acrílico de 450 x 650 cm sobre tela cubierta de mylar (cubierta que se utiliza para las velas en la navegación, una suerte de vidrio UV que soporta el viento), armada en cinco partes. «Es la obra más grande que he realizado -explica Eduardo- es una abstracción muy expresiva y equilibrada en donde existe ese vacío que proponen los japoneses para todo aquello que no está dicho». Con trazos negros que destacan la elegancia y los colores que componen la obra, Eduardo Hoffmann revela que este mural del Teatro Mendoza -como la mayoría de sus trabajos- están pintados de atrás hacia adelante. «Pintar así es como una cita a ciegas, hay algo descontrolado, hay cosas que quedan entre el orden y el caos», dice.

Junto a la gran chelista Christine Walevska, su amigo el pianista Daniel Goldstein, el embajador de Egipto Amin Meleika, los empresarios Mariano Alvarado y Jorge Gabarai recorrieron la Bodega Catena Zapata donde MovArt expone la obra de Hoffmann.

El artista anticipó que están planificando junto al embajador Meleika un «intercambio de hilos».  Hoffmann pintará sobre telas de hilos egipcios y un artista egipcio pintará sobre hilados del Chaco. Entre las primicias que adelantaron a Inmendoza, el pianista Daniel Goldstein habló del proyecto visual y musical que presentarán en en julio en el CCK de Buenos Aires y que se hará casi simultáneamente en Mendoza.

La comitiva de visitantes tuvo la oportunidad de degustar desde las barricas de roble los mejores varietales de Catena Zapata, además de interiorizarse sobre la historia de la familia bodeguera y del reciente premio al Adrianna Vineyard River Stones 2016 que obtuvo 100 puntos Parker.

La imprevista aparición de Laura Catena sorprendió gratamente a todos en la terraza mirador de la excepcional pirámide. Directora General y Fundadora del Catena Institute of Wine, actualmente conduce la empresa familiar, y su gestión ha puesto a los vinos Catena Zapata entre los mejores del mundo.

Laura agradeció las visitas y la posibilidad de que la bodega abriera sus puertas al arte a través de MovArt con la presencia de grandes plásticos como Eduardo Hoffmann que expone en estos momentos o Alberto Thormann cuyas obras abrieron el ciclo MovArt.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.