El circuito MovArt extiende sus fronteras a México, esta vez acompañando al artista Federico Barrault, quien dejó inaugurada  la muestra Abrázame Fuerte en Monterrey

El artista mendocino Federico Barrault que forma parte del circuito de arte itinerante MovArt expone en México una serie de esculturas y pinturas reversionando el ritual de las calaveras mexicanas. La muestra se exhibe en la Galería del Auditorio San Pedro gestionada culturalmente por la Alianza Francesa de Monterrey. Ubicada en unos de los barrios más exclusivos de México, el edificio de la Alianza se fusiona con el gran Puente Atirantado, un emblema de la ciudad de Monterrey.

En una exquisita puesta en escena, donde menos es más, se puede apreciar una atmósfera que cautiva.Donde, más allá de las evocaciones simbólicas que decantan de la calavera, y lejos de querer aprovecharse de su metáfora atractiva y eficiente, Barrault intenta sumergirse en un acto de fuerte ritualidad entorno a la muerte. Abordado desde temas como el amor y la espiritualidad, la fragilidad y la permanencia. El residuo humano, el origen y el final de todo, el semblante más depurado y nuclear de la vida.

Abrázame fuerte defiende ese acto de pureza irreductible y simpleza que es el amor. Dejando entrever lo efímero del arte contemporáneo, representado a través de la fugaz e intensa vida de las mariposas, conviviendo con esa preocupación por la evanescencia del tiempo y a la vez abrazando la descomposición física y la putrefacción moral que nos invade.

Así lo describe el texto curatorial que nos introduce en esta atmósfera sin bajar la guardia. Mientras que el propio artista nos cuenta como se fue gestando Abrázame fuerte.

«En el proceso creativo de cualquier artista que se involucra con su obra, surgen interrogantes e inquietudes, la mía fue la de querer representar lo esencial del ser, la evanescencia del tiempo, y pensé que la calavera tenía mucho para contar sobre ello, ese semblante tan depurado de nosotros mismos -dice Barrault-. Y por otro lado representar la evanescencia del tiempo con estas mariposas, dejando entrever lo efímero del arte contemporáneo y lo fugaz e intensa que se torna la vida. Y así surge este romance, esta acción poética entre la vida y la muerte, eso es Abrazáme fuerte, una ofrenda al observador para no dejarlo indiferente y que despierte sus propios interrogantes».

En cuanto al contenido y soportes que abarca la exhibición, podemos encontrar sobre los muros, obras en óleo sobre papel. En tanto las calaveras son un vaciado en resina utilizando para la matriz un cráneo natural; y las mariposas exóticas fueron traídas del Valle de Río Grande en Texas y de un mariposario en Veracruz, donde mueren cumpliendo con su ciclo natural. Como acción colaborativa para la preservación de las especies, el mariposario Xalapa y el artista, difundieron esta acción vinculada a la exhibición.