El reconocido artista visual expone sus trabajos más recientes en la galería de Park Hyatt Mendoza, dentro del ciclo de muestras organizadas por MovArt.

    En los pliegues del tiempo  es el nombre que eligió el artista Carlos Escoriza para su nueva serie de obras, formada por 22 piezas en acrílico sobre tela. Su producción se llevó a cabo durante todo el 2020 y significó un desafío para el pintor.

    En ella encontramos un cambio de paradigma en cuanto a su posicionamiento sobre el arte. «Creo que hay un giro de 180° con mis anteriores producciones. Yo entiendo el arte con una mirada muy ecléctica y me interesa el cruce de distintos lenguajes artísticos con otros lenguajes que vienen de las ciencias sociales, la psicología, la sociología», explica.

    El artista se sintió interpelado por el contexto atípico que nos toca atravesar, en el cual todos los espacios culturales vinculados a diferentes disciplinas artísticas debieron cerrar sus puertas durante largos meses. «Uno de los grandes motivos en mi vida tiene que ver con generar condiciones para poder tener tiempo para producir mi obra, no sólo de forma material, sino para tener un espacio de reflexión e incorporar conceptos y conocimientos, y este año eso se impuso casi de manera obligatoria, y por suerte he podido dedicarme a producir algo nuevo durante todo este año».

    Durante la cuarentena lo acompañaron lecturas que lo ayudaron a meditar sobre la idea del tiempo y de cómo ese tiempo es administrado por las personas. Esa temática se convirtió en el leitmotiv de este nuevo trabajo. «He estado siguiendo algunos autores como Byung-Chul Han que tiene un libro exquisito llamado El aroma del tiempo, y un poco sumergiéndome en ese mundo del ensayo y la filosofía es que empecé a construir estas imágenes que tienen que ver con los fractales y con distintas partes que se repiten, se replican y conforman un todo y van cambiando de escala y que, de alguna manera, funcionan como opera la naturaleza, replicándose a sí misma. En mi obra no busco la imitación del objeto».

    Carlos hace hincapié en que en sus creaciones siempre existe una búsqueda desde lo técnico. En su obra no sólo importa lo que expresa cada pieza, sino también cómo están hechas, y para esta serie sus motivaciones necesitaban un lenguaje completamente distinto. Eso lo llevó a correrse del lugar en el que estaba y confrontar con una estética diferente, más vinculada al arte abstracto.

    «Para mí cada exposición es una nueva posibilidad de investigación y experimentación. Creo que cada muestra debe tener algo distinto. A mí me desafía mucho no sólo proponer nuevos contenidos y temáticas, sino también ir haciendo ciertas rupturas dentro del campo formal de mi producción. Tal vez, esta vez haya hecho un cambio muy abrupto, casi un punto de inflexión, y realmente me genera mucha incertidumbre qué es lo que vendrá, pero en ese contexto siempre prefiero arriesgar y cambiar, porque creo que el cambio es lo único permanente», reflexiona el pintor.

    Carlos Escoriza nació en 1976 en San Rafael. A los 20 años se mudó a la Ciudad de Mendoza donde egresó de la carrera de Arte Dramático de la UNCuyo. A lo largo de su carrera realizó muestras individuales en Argentina, España y Estados Unidos y recibió diversos premios y becas del Fondo Nacional de las Artes.

    El lunes 28 de diciembre a las 20 hs. se llevará a cabo una inauguración virtual donde se podrá disfrutar de un recorrido por la exposición a través del canal de MovArt en Youtube. Para visitar la muestra de manera presencial en la Galería de Arte de Park Hyatt Mendoza se recomienda comunicarse previamente con el hotel. FB: Circuito_movart e IG: circuito_movart | Web: https://www.circuitomovart.com.ar  https://www.carlosescoriza.com/