La banda mendocina radicada en Buenos Aires trabaja en su séptimo álbum, celebra su décimo aniversario y regresa a la provincia para dejar una vez más su rastro, esta vez en el Espacio Cultural Julio Le Parc. Charla con dos de sus integrantes.

En muchos sentidos, los dos Mariano’s de Mi Amigo Invencible (Mariano Di Césare y Mariano Castro) son las voces de la banda. No sólo por ser los cantantes (el primero es, además, guitarrista), sino porque, además, tienen a cargo la escritura de la casi totalidad de las letras de este grupo que nació en Mendoza pero que, instalado en Buenos Aires, ha conseguido repercusión nacional.

–¿Sigue siendo el juego y la experimentación el modo en que opera la banda?

Mariano Di Césare (MDC): Jugamos a ser exploradores en un universo desconocido, siempre nuevo, peloteando con la prueba, jugando con errores y algunas fórmulas que nos ofrece la experiencia. Hasta el momento no hemos podido concebir otra forma de trabajo.

–¿Qué experiencias guardan en la memoria de Mi Amigo Invencible como recuerdos súper preciados?

–Mariano Castro (MC): Las tardes de verano componiendo canciones urgentes, alimentando una brasa que suponíamos iba a traer un gran fuego; quizás esos primeros chispazos fueron nuestros tesoros mas preciados.

–¿Qué lugar ocupa la estética, la imagen, lo visual y lo audiovisual en la formación?

–MDC: Es algo hermoso y único, que cuidamos como oro, la relación que tenemos con Federico Calandria. Es un pilar compositivo muy importante en la banda: dibuja en base a nuestras canciones y nosotros componemos en base a sus dibujos. Respecto a los video clips tratamos, cuando podemos, de que sean un complemento de lo que nos quedó trunco en la idea de la canción.

–¿En qué proyectos trabajan actualmente y qué etapa transita la banda?

–MC: Estamos atravesando el cumpleaños 10 de la banda y eso nos pone un poco retrospectivos. De esa mirada hacia los comienzos surgió un poco la necesidad de darle otra oportunidad a viejas canciones tratando de otorgarles revancha sonora, pero al final, cuando nos reunimos a reversionarlas, pensamos que lo mejor era trabajar en las nuevas canciones; al fin y al cabo es la mejor manera de festejar un aniversario.

–¿Cuál será la propuesta en Mendoza, qué tiene de especial venir a tocar?

–MDC: Es el lugar en el que más nerviosos nos ponemos a la hora de tocar. No sabemos si la gente se acuerda de nosotros y esas cosas… Pero por suerte tenemos muchos amigos a quien confiamos nuestro amor, además de muchas bandas nuevas con quien compartir nuestros sentimientos. Tratamos de no ir siempre con el mismo repertorio, pero es difícil, porque mas allá de tener muchas canciones para elegir, nos gusta tocar siempre las mismas.

–¿Qué opinan de lo que pasa por estos días en la provincia a nivel musical, o más precisamente, qué bandas o músicos rescatan?

–MC: Hay una sensación de un sonido mendocino que nos encanta. Tengo recuerdos de épocas donde los músicos se dedicaban a las bandas de covers, mientras que hoy hablamos de una identidad propia, y eso es genial. Una de las bases para que eso suceda es la libertad con la que se manejan las nuevas bandas, hay un despojamiento que contagia y le pone un sello rockero a todo esto. Un claro ejemplo son los Perras on the Beach, ya el nombre de su disco (Chupalapija) sienta las bases de esto que trato de explicar.

–¿Confiaron desde un principio en que les iría bien o empezó de un modo más bien lúdico? 

–MDC: Que te vaya bien es mantenerse en actividad, componiendo, madurando artísticamente, superando crisis creativas, tocando en la loma del culo para 15 personas, pero en la loma del culo… y eso se ha mantenido desde el comienzo. Aunque estamos en una situación donde las oportunidades que salen nos sorprenden un montón, no deja de ser un juego en el que en cualquier momento te salta la plaquita de «Game Over», así que es muy simple: o nos entregamos de lleno, o nos dedicamos a otra cosa y «chau, picho».

–Ser reconocidos por músicos de Café Tacuba, participar de un homenaje a David Bowie o que la prensa de distintos sitios destaque su labor artística, ¿qué les produce? ¿Es producto del trabajo este reconocimiento?

–MC: Nos produce una sensación muy loca, una mezcla de sorpresa, alegría y algo de timidez. A veces es difícil manejar los elogios o las buena palabras hacia la banda, tratamos de que el ego no se nos emborrache. Venimos laburando hace mucho en esto y en otros momentos donde las repercusiones no eran tales, nos aferrábamos de elementos más esenciales para seguir tocando. Hoy recibimos con gratitud ese tipo de apoyo pero la posta viene desde otro lado y eso creo que lo tenemos en claro.

Mi Amigo Invencible se presenta este viernes 10 de febrero, desde las 18 hs. en el Espacio Cultural Julio Le Parc con entrada libre y gratuita. Otro lujo sobre el escenario es la presencia de Juana Molina, seguida de Usted Señálemelo, Pasado Verde y Trílicos.

Artículos Relacionados