Curiosa, sensible, su mundo es tan ávido de conocimiento como su obra en sí misma. Esta joven artista tiene un inmenso universo para contar

Mariana Barón, cuasi artista visual desde pequeña por su grandioso poder de observación; vive y produce en su casa-taller. Su incursión en el mundo de la cerámica fue al terminar su carrera como artista visual, concentrándose ya en su obra. Así comenzó a producir esculturas con este material. Se vio en la necesidad de explorar en el material para dar comienzo a sus estudios en modelado con la artista Vivian Magis. Actualmente está realizando piezas de porcelana y alpaca a partir de moldes de yeso de su propio cuerpo.

«Peso y vacío son temas que deambulan alrededor de este proyecto. El vacío como componente estructural del ser humano y el peso de la historia familiar se filtra en mi obra».  Mariana está en permanente búsqueda, lo que enriquece aún más su profesión, luego de años de trabajar con la loza, gres y porcelana, actualmente incursiona en el mundo de la orfebrería con alpaca y bronce. Combina sus piezas escultóricas con esta técnica para darle un «peso» mayor.

Estas obras, son piezas de mi cuerpo a partir de moldes de yeso con la técnica del matricero. «Me interesa que el yeso esté en contacto directo con mi piel porque quiero captar la sensación del peso». Esta línea de trabajo está sostenida por la idea, que se mantiene presente en la artista, de revalorizar los oficios.

Su mayor referente son las mujeres, como su madre, su abuela y especialmente su tía Martha con quien mantuvo una estrecha relación en su infancia ya que ella escultora, ceramista y docente, «siento una identificación muy fuerte con ella, no puedo despegarme». Llama su atención las personas que toda la vida la han dedicado a trabajar con madera, curtir el cuero, amasar pan «como mi abuelo». Desde este lugar es su nueva propuesta, investigar oficios que le interesan para luego poder llevarlos a la práctica artística.

Como complemento de sus obras Mariana imprime en sus producciones el dominio de la palabra como estructura del pensamiento. «Me encontré observando carteles, aquellos escultóricos, donde cada letra tiene su materialidad. El cartel como una estructura que sostiene». Algo así como la idea de «soportar y sostener lo estructural está presente en mi producción».

Mariana forma parte del equipo de Montaña/Espacio de arte contemporáneo, junto con Florencia Breccia, Claudia Camplone y Clara Ponce, amigas y colegas. En ese lugar trabajan para un programa de formación  y otro de visibilización, que son las muestras.

La artista fue nominada dos veces para participar dos años consecutivos (2015/2016) en el Salón Nacional de Artes Visuales como ceramista en el que sus obras viajaron por todo el país. También participa en un proyecto de investigación de la UNCuyo, afianzando una metodología especializada en pastas vítreas, con el objetivo de potenciar y visibilizar sus  posibilidades.

«Me emociono cuando me encuentro conmovida por una obra. El acto de ir a una muestra me modifica, es un espacio en donde uno se entrega a recibir», dice, como reflexión final.

Fotos de las obras: Claudia Camplone

Artículos Relacionados