El sábado a las 20 se estrena la serie realizada en 2014 por Matías Rojo y Ariel Blasco por la pantalla de Canal 7

«La primera vez que hablamos de esta serie fue en una pizzería de la calle Juan B. Justo. Con Ariel Blasco y Daniel Potaschner nos propusimos escribir una comedia como las que nos gusta ver y no se hacen en la televisión argentina», dice Matías Rojo. Escribir por necesidad, por los amigos, por imaginar y por el placer de generar algo naturalista con la música como centro. De esa conjunción de deseos nació el proyecto audiovisual de ocho capítulos de 24 minutos que desde el sábado se emitirá a las 20 por la pantalla de Canal Siete.

Desde distintos puntos de vista, Mamut narra las historias de una banda bautizada así en honor al disco de Massacre (El mamut), que se lanza a la búsqueda de un nuevo vocalista luego de que el existente se diera a la fuga. Sin playback ni resultados artificiales, los directores y guionistas del proyecto –Ariel Blasco y Matías Rojo– apostaron por la grabación de los temas en vivo y por una estética de colores vibrantes para lograr una comedia dinámica y luminosa. «Hace mucho tiempo mucha gente hizo un trabajo descomunal», comparte Matías en sus redes para dar cuenta del proyecto realizado hace tres años que al fin verá el público.

Producida por Juan Pablo Astié de Oeste Films, la comedia realizada en Mendoza y posproducida en los estudios Right Cut Media en Miami, cuenta con dirección de fotografía de Máximo Becci y de arte de Diego De Souza. El sonido es de Fernando Veloso y la producción musical de Leandro Lacerna.

Los protagonistas son los músicos devenidos en actores Julián Padilla, Juan Saieg, Gastón Araya, Gabriel Orozco, Andrés Nelson, Lucca Beguerie Petrich y Francisco Montilla. Agrega el productor: «Mamut se filmó durante cinco semanas entre setiembre y octubre de 2014; trabajaron 40 personas en el rodaje y más de 100 en servicios anexos».

La propuesta ganó el Concurso de Series Federales de Ficción del INCAA y luego de algunas idas y vueltas encontró su espacio en la televisión de Mendoza. «Estuvimos muchas veces a punto de estrenar y no se dio. Por momentos Mamut parecía una especie de mito urbano, alguien la había visto y la comentaba, se sabía lo que era pero permanecía oculta y misteriosa. Para nosotros estrenar es una manera de cerrar un ciclo de trabajo largo compartido con mucha gente. Una serie no tiene sentido hasta que se muestra, sale al aire, se encuentra con el público. Estrenar da alegría y tranquilidad. Esperemos que se disfrute», comparte Matías.

Por su parte, Ariel comenta: «Fue muy loco lo que pasó con el casting, que lo hizo María Laura Berch. En un momento tuvimos que decidir si íbamos a convocar a actores que tocaran o a músicos que actuaran. Esa decisión que parece muy boba modificó mucho la serie; nos dimos cuenta de que íbamos hacia un lado mucho más musical del que habíamos pensado. Una vez que decidimos que fueran ellos los chicos la serie cobró otra dimensión y le dio otra capa de sentido y de profundidad a todo».

Fotos: gentileza Oeste Films.

Artículos Relacionados