Bodega Trivento presenta una muestra que reúne obras de este núcleo familiar mendocino que comparte la pintura como medio expresivo.

«La casa de Irene y Pepe» es el nombre de la última exposición del espacio de arte de Bodega Trivento. Una muestra que reúne 36 obras de Rubén Alejandro (Bebe), Eduardo, Silvia, Juan y Amancio Hoffmann, Sofía y Laura Caccavo. Acuarelas, acrílicos y técnicas mixtas sobre tela habitan la sala y componen el amplio espectro que hasta el 5 de enero puede visitarse en Ruta 60 y Canal Pescara, en Maipú.

«La Casa de Irene y Pepe era como nombrábamos a la casa de mis abuelos paternos», comparte Eduardo, uno de los artistas más sobresalientes de la provincia. «El art déco se acariciaba en los picaportes y en el interior del edificio se advertía esa consonante sensibilidad hasta en los mínimos detalles. En las tres plantas atiborradas de pintura nacional y europea, el mobiliario se vinculaba por oposición», dice en referencia a ese hogar, que en su caso, fue cuna de arte.

Libros, música clásica, tradiciones, mesas familiares y referencias artísticas ineludibles como la de Fernando Fader marcaron el devenir de Eduardo y sus veinte primos, entre ellos, Silvia, quien también expone en la muestra. «Una mayoría de los integrantes de la familia tenía facilidad para el dibujo. A mi tío Bebe, el acuarelista, le pedíamos, sobre todo, dibujos de caballos, y con él hicimos las primeras acuarelas en un arroyito del Parque», recuerda Eduardo.

Su estilo de técnica mixta y proyectos siempre andantes acompaña el recorrido con apariciones pictóricas de su hijo Amancio o su sobrino Juan, junto con las acuarelas de su tío «Bebe», el autodidacta que a los cuarenta años sacó a relucir su maestría y guió los primeros pasos de su hija Silvia, ahora con pinturas sobre organzas. Las hijas de la acuarelista y muralista, Sofía y Laura, son también parte de la exposición, con sus líneas geométricas y dinámicas guiadas por los colores. Cada uno con su búsqueda, con su historia, con su impronta, con lo que persigue o no transmitir, la familia Hoffmann se reúne esta vez para compartir su gusto y su vocación artística.

Laura Caccavo

 

Eduardo hacia afuera

Del 25 de octubre al 20 de diciembre, Eduardo Hoffmann expone en la ciudad de Buenos Aires «El color del viento» en la galería de arte Isabel Anchorena, Libertad 1389, Recoleta. Además, el 28 de noviembre abrirá las puertas de su taller porteño de par en par, y prepara las obras para una muestra en Taiwán con curaduría de Tony Chi. Una pelota de rugby gigante para un club de San Isidro, un proyecto de música y artes plásticas con la Fundación El Sonido y el Tiempo y Daniel Goldstein, obras para el centro cultural Mercedes Sosa de Santiago de Chile y otras para espacios públicos junto con la arquitecta Karina Pahissa son otras de las motivaciones del artista mendocino.

Eduardo Hoffmann

Ficha: Muestra «La casa de Irene y Pepe» – Exponen Bebe, Eduardo, Silvia, Juan y Amancio Hoffmann, y Sofía y Laura Caccavo. Dirección: Bodega Trivento, Ruta 60 y Canal Pescara, Maipú. Entrada libre y gratuita.

Artículos Relacionados