Escultor, dibujante y pintor, por sus obras transitan experimentos y apariciones, caos y simpleza. En su última muestra deja de lado las tres dimensiones para enfocarse en los planos dotados de vida.  

Sus juguetes preferidos de niño eran la plastilina, el lápiz y el papel. No le interesaba mucho la escuela ni pensó en seguir una carrera universitaria. Juan Del Balso se formó en sus inicios como artista en el taller de muebles de Cayetano Arcidiácono y con el tiempo, desde la experimentación y el ingenio autodidacta. También en las que fueron sus cunas del arte: Pietrasanta y Florencia, las ciudades de Italia donde vivió cinco años.

Acostumbrado a su bajo perfil y a no mostrar de manera permanente su producción artística, en 2016 fue parte del proyecto colectivo «La piedra en el camino» en Bodega Monteviejo y hasta fines de febrero puede visitarse la muestra individual que tiene lugar en Bodega Santa Julia, donde los dibujos y las pinturas son el centro de la exposición, repleta de detalles y situaciones entramadas. Reminiscencias del arte clásico y figuras de lo impensado aparecen en sus obras, como también, y a veces sin quererlo, personajes o temáticas ligadas a lo religioso.

 

«La casa con humo es otro tema recurrente en mis obras y tiene que ver con uno mismo. El humo son las ideas o acciones cotidianas, casi como reflejos que se van desvaneciendo pero que dentro nuestro forman nuestra propia chimenea, nuestro temperamento. A veces parto de la hoja en blanco y en otras comienzo a partir de la mancha», comenta. «En Italia estuve más enfocado en la escultura y en la experimentación con materiales y formas, a veces abstractas y otras vinculadas a la anatomía».

Hierro, piedra, madera, arcilla, resina y la aventura emprendida entre lápices, papeles y pinturas alimentan su descubrimiento constante y atemporal, donde la necesidad está puesta en no repetirse y el camino se abre para decir en silencio. «Sus pinturas y dibujos se dejan leer, son historias que acompañan y que deleitan envueltas en un horror vacui que misteriosamente no saca el aliento, sino que anima a entrar y a descubrir en el aparente caos. Son obras multifacéticas que tienen un lejos bien distinto del cerca», expresa su compañera Mariela Cartellone, gestora y especialista en Psicología del Arte.

La muestra del artista Juan Del Balso puede visitarse hasta el 26 de febrero en la Cava de Arte de Bodega Santa Julia, Ruta Provincial 33, Km. 7.5, Maipú. Para más información y conocer horarios de visita llamar al 4410000.

Nota Andrea Calderón

 

 

Artículos Relacionados