La artista visual es la autora de «Arcoiris Cosplay», la última muestra del Anexo MMAMM.

Cada color denota para Joana Ortega, «un sentimiento, una sensación, una fuerza y una forma», que adopta dimensión de traje, de carácter, de ropaje y también de posibilidad. El origen de «Arcoiris Cosplay», la muestra que hasta el 1 de setiembre está abierta al público en el Anexo MMAMM, es acaso una reflexión que va más allá del disfraz y las siete tonalidades. Es una representación de una diversidad compleja que admite múltiples lecturas y que la artista trasladó a las esculturas textiles que levitan en la sala y a la pieza de videoarte en la que se vuelve parte y protagonista.

«Con el paso del tiempo hemos tomado más conciencia de nuestros cuerpos y la práctica del vestir se ha vuelto entonces cada vez más reflexiva, permitiéndonos aceptar las convenciones o ir en contra de ellas», escribe en el texto curatorial su colega Poli Quiroga.

¿Por qué decidiste abordar el cosplay y el arcoiris como conceptos de la exposición?

Hace rato que me interesa la práctica del cosplay porque me parece fantástica la posibilidad de salir a la vida como se nos dé la gana. Si bien éste viene de un concepto más ligado al disfraz y a los personajes del manga o el animé, quise hacer un cosplay del arcoiris porque me resulta un fenómeno natural y mágico fascinante, sumado a mi gusto por la teoría y el mundo del color. Cuando pensé en presentar el proyecto, busqué fusionar mi trabajo ligado al arte textil con mis conocimientos de confección de vestuario y abordar una muestra de trajes o escultórica, con respecto al arcoiris. El cosplay fue entonces la herramienta más práctica que encontré para representarlo.

Sumado a los trajes hay también un video con una performance en la que te hacés presente, ¿cómo surgió esta producción?

Es la primera vez que me animo a poner el cuerpo en una proyección audiovisual. Si bien he hecho fotografías en las que estoy presente, nunca estuve en un video o siempre lo hice desde el trabajo detrás de cámara. La muestra es un conjunto de elementos y en esta producción visto los siete trajes exhibidos en la sala, con las sensaciones llevadas a una performance de lo que me generan estas vestimentas y estos colores en el cuerpo. Quise utilizar estas herramientas que conozco de cerca, como obra de arte. Además, me nutro mucho del video y de la música. Por eso invité a Matías Gorordo, que hace percusión con bases electrónicas, y luego de algunas reuniones creó el tema que acompaña la producción como si fuera un videoclip o un fashion film.

¿Qué podés compartir sobre el proceso de trabajo de la muestra?

Fueron unos cinco meses donde lo primero que hice fueron los bocetos de los trajes. Vengo de las artes visuales y para mí el dibujo es súper importante y la base de todas mis obras. Siempre empieza todo con un boceto en papel, en dos dimensiones, y mi intención en lo posible es trasladar ese 2D al volumen, respetando literalmente las formas que planteo en el plano. Eso me parece sumamente interesante. Después de ideados, construí unos bocetos en lienzo para ver el tema de la moldería, y de ahí pasé a la construcción formal. Una vez que tuve los siete trajes se rodó el video con la ayuda de los alumnos del profesor Aldo Yebra de la Escuela de Cine y Video, Graciela Conocente y Diego Rego. Horacio Ferrer contribuyó muchísimo en la producción general de la muestra.

¿Qué sensación te deja exponer el resultado de «Arcoiris Cosplay»?

Hace mucho que no exponía y ha sido un desafío hacerlo en una sala grande y nueva, de manera individual. Creo que es un punto de partida para seguir abordando mi obra y me produce la sensación de seguir trabajando. Mi intención a futuro es seguir moviendo esta obra, sacarla de la provincia y llevarla a distintos lugares. En breve estoy invitada a participar de una muestra en la misma sala, que realiza el artista Mauco Sosa, así que ya empecé a idear algo para eso. Estoy viendo qué más sale. Es fuerte. La obra ya salió, fue creada, mostrada y estoy en el proceso de devolución de otras personas que es súper importante para mí: la opinión de colegas pero también del público en general. No hago un arte de élite, no me interesa el arte rebuscado, la cuestión sólo para entendidos, creo lo mío es de una lectura más sencilla. No digo que lo otro esté mal sino que yo planteo mi obra desde este lugar.

¿Cuál es tu lectura sobre la moda, el traje o el vestir?

Para mí sería fantástico y espero e imagino un futuro en el que salgamos a la calle como se nos dé realmente la gana. Que ponerte lo que quieras no sea considerado un disfraz, sino algo sobre quién soy, lo que me quiero poner y cómo decido representarme. Por eso hablo de hacer un cosplay de uno mismo. Estaría buenísimo salir a la calle vestidos de osos, si pinta y al que le pinte, o de superhéroe para quien se sienta cómodo. ¿Por qué no puede ser así? A mí no me genera malestar. Creo que viene por ahí, por la libertad, la diversidad de expresión en cuanto a la vestimenta y el no regirse tanto por la moda. Hay mucha tendencia y salirse de ahí, buscar otra forma, cuesta un montón, cuesta un montón conseguir algo diferente. Me encanta mirar moda, pero también está bueno generar la propia tendencia y ser más libre para no estar atado a las convenciones o a la discriminación por no tener un cuerpo hegemónico.

El 17 de agosto habrá una charla y visita guiada con la artista Joana Ortega a las 18 hs. en el Anexo MMAMM, Parque Central. «Arcoiris Cosplay» puede visitarse hasta el 1 de setiembre de lunes a viernes de 9 a 20 hs., sábados, domingos y feriados de 16 a 20. La entrada es gratuita. Para más información, comunicarse al 4615518 o escribir a [email protected]