La exposición, que se exhibe por primera vez fuera del Ecuador contiene alrededor de 100 obras, la mayoría dibujos y serigrafías, también pinturas al óleo.

La muestra del artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín que se puede ver en el Espacio Cultural Julio Le Parc , reúne obras de sus últimos veinte años de trabajo. Para dar comienzo a la exposición que por primera vez salió de su país, llegaron a Mendoza los hijos del creador latinoamericano: Pablo y Berenice, quienes estuvieron a cargo del recorrido inicial y son los custodios de las creaciones presentes.

Durante dos meses, el Le Parc exhibe los trabajos que integran la serie De la inocencia a la ternura, donde el artista, también retratista, muralista y escultor, rinde un especial homenaje a las madres del mundo, a la suya y a los hijos. Su identidad expresiva, su actitud política y su gran talento quedan reflejados en la exposición, que contiene un centenar de obras entre pinturas al óleo y sobre todo, dibujos y serigrafías.

«La primera vez que estuvimos en Mendoza con la obra de mi padre fue tan excelente la recepción, que él decía que era una de las exposiciones más bellas que había hecho en el mundo. Es ahora una alegría regresar 25 años después con esta muestra que pintó en la parte final de su vida, que es la época de la ternura», sostuvo Berenice.

Oswaldo Guayasamín (1919-1999) fue el mayor de diez hermanos de una familia humilde de Quito, Ecuador. Su vocación artística se manifestó desde pequeño y más tarde creció como un alumno destacado de la Escuela de Bellas Artes y como un gran maestro. Los pobres, los pueblos originarios, los débiles ocuparon un lugar especial en su vasta producción artística, que cobró fuerza internacional y extendió su mensaje por el continente y mucho más allá.

Realizó más de 200 exposiciones monumentales en los museos más importantes de Francia, España, Italia, la ex-URSS, Polonia, Checoslovaquia, Bulgaria, México, Cuba, Colombia, Venezuela, Perú, Chile y Argentina. Pintó a personajes contemporáneos, escritores, artistas, políticos y estadistas. Junto a sus hijos creó en 1976 en Ecuador la Fundación Guayasamín, a la que donó su patrimonio artístico de 2.750 piezas y que organizó en tres museos.

Las palabras del crítico Andrés Cáceres abarcan ese mundo que creó el artista y que acompañaron la muestra que en 1993 tuvo lugar en el Museo Fader: «No hay folklorismos ni ingenuidades, sino universalismo de intención y de mensaje, mensaje contundente sostenido en un estilo que enarbola las banderas de la verdad poética y de la modernidad, soslayando la perspectiva y remitiéndose a una bidimensionalidad que apenas desmiente la masa cromática».

La muestra De la inocencia a la ternura puede visitarse en el Espacio Cultural Julio Le Parc, Mitre y Godoy Cruz de Guaymallén, hasta el 26 de marzo, con entrada libre y gratuita, los lunes de 16 a 21 y de martes a viernes de 9 a 14 y de 16 a 21. Los sábados y domingos, de 14 a 21. Visitas guiadas los lunes a las 18 y a las 20; de martes a viernes en cuatro oportunidades, a las 10, 12, 18 y 20. Los sábados y domingo serán a las 15, 17,19 y 20 (con guía bilingüe).

Artículos Relacionados