Una selección de obras de los artistas Roberto y Fernando, padre e hijo, forman parte de la propuesta más reciente de la bodega, que se suma al circuito MovArt.

Hasta el 20 de setiembre, los dibujos, esculturas y pinturas de Fernando Rosas y su padre, el extrañado Roberto, construyen el clima, la emoción y la admiración que despiertan sus obras en la última exposición del Espacio de Arte Trivento. Este repaso simultáneo y doble continúa el ciclo filial que propuso la bodega para este año y que es a su vez parte del circuito MovArt.

«Evoluciones es una muestra que vincula las producciones de padre e hijo apartándose de la comodidad de una retrospectiva convencional en favor de un enfoque didáctico, y se propone saciar la curiosidad de los que nos preguntamos por los orígenes y los procesos. Por eso visitar esta muestra y ver sus trabajos en perspectiva es como unir las puntas de un mismo lazo, correr el velo y comprender que nada es a partir de la nada», escribe el artista Gabriel Fernández.

La selección está pensada como una especie de mezcla en la que ambos artistas se dejan observar, a través de los años, en las inquietudes y las direcciones que tomaron sus encuentros a diario con los materiales, así como los diálogos internos que entablaron entre temas y despuntes de oficio.

En el caso de Roberto, se exhiben esculturas en metal que fueron prestadas para la exposición y obras inéditas de su colección que su hijo encontró en un baúl, impresionado por el registro, los escritos y los dibujos y pinturas de la década del ‘60, ‘70 y ‘80. Por su parte, Fernando eligió dibujos suyos sobre papel de distintas épocas -carbonilla, tinta, acuarela-, así como sus primeras pinturas y esculturas pasadas y presentes de resina poliéster, hierro forjado y talla en madera.

«La idea es mostrar una línea de tiempo y sugerir que el artista no es un sujeto mágico que bajó de una nave espacial sino que recorrió un camino de amarres hasta llegar a conclusiones que lo transformaron en artista. Está bueno que sobre todo los jóvenes vean que a todos nos costó, que se trata de una actitud y de una manera sincera de entender el trabajo del artista como un trabajo y no como una cuestión mágica», comparte Fernando.

«Vi y estuve en casi todas las etapas más poderosas de mi viejo: colaboré y fui testigo. Cuando busqué entre sus cosas y retomé álbumes de fotos viejas, repasé momentos de manera vívida y presente. Él hizo un relevamiento fotográfico de todo, con notas y poemas que escribía. He visto alrededor de 300 dibujos, buscado en el ático, desempolvado paquetes… Me volví a ubicar frente a las emociones de ese padre y volví a pasar por el corazón cuestiones que tenía olvidadas o postergadas. Ha estado muy bueno y siento que mi viejo no estaría desagradado de asistir a una exposición como ésta».

La muestra «Evoluciones» puede visitarse desde el 7 de julio y hasta el 20 de setiembre en el Espacio de Arte de la Bodega Trivento, que coordina Victoria Acosta. La curaduría y el montaje corrieron por cuenta de Iván Delhez. Se exponen más de 60 obras entre esculturas, dibujos y pinturas de Fernando y Roberto Rosas.
La exposición puede visitarse de lunes a sábado de 10 a 17 hs. con entrada gratuita en Ruta Provincial 60 y Jerónimo Ruiz, Maipú. Para más información llamar al 4137196.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.