El grabador nacido en San Martín hoy vive en una isla de Estados Unidos con cielos estrellados que le recuerdan sus años en la provincia y lo inspiran a crear. Sus obras se venden en la Mezzanine Gallery del Metropolitan Museum of Art en New York City,

    El destino hizo que conociéramos a Eduardo Fausti, el artista sanmartiniano que recorre el mundo con su arte y su prensa de grabado, una herramienta de más de una tonelada que se muda con él donde sea que vaya.

    Su lugar en el mundo lo encontró en Estados Unidos, hace varias décadas atrás. Pero sus raíces mendocinas siempre están presentes y de ahí su elección de vivir en Isla Orcas, en el archipiélago de San Juan, desde donde ve las montañas canadienses.

    «Hay hermosos atardeceres sobre las islas pero mis vistas preferidas, como buen mendocino que soy, son las de las montañas Olympus y el volcán Mount Baker (Washington) y también el cordón Whistler (Canadá)».

    Eduardo obtuvo la Licenciatura en Artes Plásticas en el San Francisco Art Institute (California) y el Posgrado en Bellas Artes en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey), y confía que nunca se olvida que su génesis de la apreciación por las artes plásticas, en especial el grabado, se lo debe a figuras influyentes de la juventud.

    Cuando estaba en la primaria, fue alumno del Instituto de Artes Plásticas de su departamento, «los martes y viernes tenía clases con los profesores Ricardo Scilipotti (grabador) que iba desde la Ciudad y con Tereza Gonzáles», recuerda con admiración.

    A la vez que destaca el momento emocionante vivido con la familia de artistas Delhez. Mario Delhez fue parte de su educación y cuando estudiaba en la facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo le presentó a su papá, Víctor, «tuve el gran privilegio de conocerlo, yo lo admiraba mucho; recuerdo como si fuera hoy cuando visité su taller de Chacras de Coria».

    Sergio Sergi, Raul Capitani y Luis Quesada también marcaron el rumbo artístico de Fausti, «Sus grabados fueron una inspiración y hasta el día de hoy me influyen a dedicarme al arte».

    Su obra

    La mayoría de la obra de Eduardo Fausti incluye grabado-mezzotintas y monotipos. «En la Isla Orcas me reencontré con los cielos estrellados que tanto observaba en Mendoza y comencé a realizar representaciones en mezzotintas de cuerpos celestes, cometas y meteoritos».

    Dibujando a lápiz una de las imágenes de la serie de los cráteres del planeta Marte

    Su trabajo puede ser adquirido en la Mezzanine Gallery del Metropolitan Museum of Art en New York City, una galería de arte dedicada exclusivamente a la venta de grabados originales y ediciones limitadas de artistas que poseen obra en la Colección Permanente del Museo.

    A la vez que tres de sus grabado-mezzotintas pueden ser contemplados en el International Print Center New York, en la muestra «Lonely Hearts» que tiene obras realizadas durante la pandemia. Fue jurada por la artista alemana Christiane Baumgartner.

    Fue en ese tiempo de aislamiento que el artista quedó «atrapado en Nueva York» sin ver las estrellas y lejos de su prensa de grabado por lo que comenzó una serie de dibujos a lápiz sobre papel con gesso dedicado a distintas vistas de la superficie del planeta Marte, que incluyen imágenes de cráteres antiguos.

    Eduardo destaca que al representarlas en blanco y negro pudo personalizar su respuesta emocional en la temática y también explorar una interpretación sobre una belleza universal independientemente de convenciones históricas o culturales.

    Respecto a los monotipos con los que está trabajando en este momento, «son lo opuesto a los grabados ya que son obras de mayor tamaño, más espontáneos, realizados con tintas de color y basados en mi respuesta emocional al medio ambiente de la Isla Orcas».

    Su presente

    A los 23 años y ya mudado a la Ciudad de Mendoza para continuar con sus estudios artísticos, decidió partir hacia el exterior. Se instaló en Estados Unidos y su labor, con el tiempo, lo llevó a Hong Kong, Singapur y varios otros sitios.

    Encontrar a este artista mendocino en la otra punta del mundo no fue una tarea sencilla pero sí muy gratificante; hace muchos años que no viaja hacia sus pagos y por eso confía que «es una satisfacción el poder compartir un poquito de mi historia en la provincia que, a pesar de que la dejé físicamente de joven, nunca la dejé de querer y recordar».

    Muchos años los pasó en la ciudad de Nueva York y aun sigue yendo pero de visitante porque desde hace seis años está instalado en su casa y taller de grabado en la isla ubicada al noroeste del país, cerca de Vancouver, Canadá.

     «Fue un cambio muy grande venir de la popular Manhattan a este sitio que, si bien es más grande, tiene no más de 5.000 habitantes. La mudanza no fue fácil y hasta incluyó mi prensa de grabado», comparte orgulloso de su logro.

    De su espacio inspiracional, donde todos los días crea arte, revela que es súper luminoso y que desde los ventanales aprecia la belleza de la naturaleza.

    Para ver más obras de Eduardo Fausti o conocer sobre su presente, se puede ingresar a su cuenta de Instagram @eduardofausti o en su web site: www.eduardofausti.com
    Fotos: Gentileza Eduardo Fausti para uso exclusivo de Inmendoza.com (Portada: El artista en su taller de Orcas).