Sus dibujos comprimen elementos de una cultura globalizada donde caben los zombis, figuras del rock argento, el pop de Hollywood y hasta locutores de TV

Mauro Sepúlveda, conocido como Che Rock, es un dibujante emergente cuyo talento para las ilustraciones se impone en Facebook, la plataforma que elige para vender sus obras y promocionarse.

Estudiante de la carrera de Artes, Mauro se perfile como uno de los humoristas de la nueva camada de dibujantes conceptuales que utilizan elementos mainstream hollywoodense, mezclados con íconos de la cultura argentina. En uno de sus dibujos, por ejemplo, se ve a Ciro (de Ciro y los Persas) con personajes del film de Zack Snyder 300: El origen de un imperio.

En otro dibujo vemos a un robot tomando mate. «Me gusta tomar algo yanqui y argentinizarlo. O tomar un meme de Facebook y agregarle un detalle más artístico, de algo que pasó en Mendoza», explica, mientras enseña un tira protagonizada por el periodista Fernando Hidalgo y al personaje Carl, de la serie The Walking Dead, contextualizando una noticia (la marcha de «Ni Una Menos»).

Infaltable en un artista de esta generación son los zombis que desfilan en sus historietas primigenias, cuando apenas era un adolescente de la secundaria. «Tomé el virus de la Gripe A como vehículo zombificador», dice Mauro, y se ríe. Mirando sus dibujos de aquella época, confiesa: «Antes dibujaba mejor que ahora porque lo hacía sin bocetar. En cambio ahora primero lo hago con lápiz y luego con tinta, y se pierde un poco la espontaneidad. Pero en todos está presente la comicidad».

También están las sagas de acción y tiros con la típica chica fogosa como en Rápido y furioso. «Juan Giménez las llama así: las chicas fogosas», dice Che Rock, citando al dibujante mendocino que trascendió en el mundo con sus «metabarones» la película Heavy metal.

Che Rock, bautizado así por «un punkito progre», adora los monstruos: «es como volver a lo infantil, a las peleas con los muñecos, los personajes gigantes, y tal vez después de adulto se le agrega algo violento», explica y nos muestra una Blancanieves desquiciada en un Disney lleno de zombis.

De los que admira, cita a Carlos Nine: «Me parece el más grosso, porque no me gustan los dibujantes que se enfocan sólo en el humor gráfico. Nine hace obras de arte más elevadas y luego puede bajar al nivel más vulgar. En Youtube hay entrevistas que son una master class de vida».

Sobre su futuro, lejos de orbitar el egocentrismo que caracteriza a los artistas, apunta a brindarse a la sociedad, preocupado por los contextos difíciles que vive la educación en el país: «Estoy con la firme intención de ser profesor de dibujo, porque con esto de cada vez está más desprestigiado el laburo de un maestro y el del arte, quiero enfocarme en eso y mientras tanto hago todo lo demás».

Artículos Relacionados