El pintor y dibujante inauguró en su vivienda un espacio en el que ya no vive pero en el que habitan desde el living hasta la cocina, sus obras de arte.

Martín Villalonga exhibe en su casa las pinturas, dibujos y cuadernos de trabajo  desde 1976 hasta la fecha. Su última obra de arte sea tal vez esta transformación, una mudanza de vivienda para dejar que su producción artística cuelgue del living, las habitaciones, los pasillos y la cocina que antes habitó. Más de 100 pinturas dispuestas sobre las paredes y otras cientas distribuidas en cajones, mesas y mesitas, de las que también participan sus dibujos, son ahora parte del hogar, vuelto exclusivamente galería.

En plena Quinta Sección, con cita previa, el público en general puede acordar un encuentro y recorrer la historia del artista, sus etapas, simultaneidades, formatos, figuraciones y abstracciones entre estricto blanco y negro, y explosivas dosis de color. Todo -o casi todo-, está a la venta: los acrílicos y las tintas sobre tela, las ilustraciones, los paisajes y los caballos, los personajes alrededor del vino y las escenas que más allá de lo concreto, son parte de sus meditaciones con la línea y el fluir de los colores y las paletas.

«Siempre tuve la idea de tener una casa de artista y ahora por razones personales sucedió. Fueron cuatro meses de un trabajo tremendo e intenso porque había de todo y yo no estaba muy seguro sobre qué hacer. Pinté todas las paredes, el frente, revisé mis obras y aquí hay unas 500, 600 pinturas y dibujos distribuidos por el espacio que marcan un poco lo ecléctico que soy, como buen geminiano, disconforme y curioso», sostiene Martín Villalonga. Una distribución libre, una composición intuitiva, catálogos, fotografías, hojas de cuadernos y libros de trayectoria marcan este encuentro con el mundo íntimo de su creador.

«Cada tanto habrá eventos, la intención es que también vengan marchands con grupos de turistas y ver qué sucede sobre la marcha en relación a lo cultural. Me gusta que mi obra esté concentrada aquí. Mi trabajo actual es más reflexivo, tengo ganas de editar en algún momento un libro y de poner en valor mi trabajo desde otro lugar. Tengo una mezcla de sensaciones en relación a todo esto pero me siento bien de hacerlo porque es producto del trabajo de toda una vida».

Imperdible paseo el de recorrer la casa de artista de Martín Villalonga con las obras a la venta. Para más información comunicarse con el artista al 2616538993.