Banksy tiene todo: es anónimo, es disruptivo, es ilegal, sus obras están super valuadas, y se sigue reinventando sin perder su esencia.

    Creador de un arte crítico y efímero, Banksy es exponente de los artistas urbanos por su mirada irónica sobre el sistema y sus llamativas producciones, pero al mismo tiempo representa el efecto contrario al ser consumido y asimilado por el mercado del arte y puesto en un lugar de culto.

    Comprender la complejidad de este fenómeno asociado a las cifras millonarias obtenidas por sus obras cuyo valor se disparó durante la pandemia, las exhibiciones no permitidas, su gran exposición pública a pesar de su anonimato y la difusión en las redes, y por sobre todo, la institucionalización de una marca con su nombre, implica revisitar otras narrativas y recorridos.

    El artista callejero anónimo Banksy (1974, Inglaterra) inició sus pasos en el movimiento grafitero siendo adolescente en su ciudad natal, Bristol, registrando su firma en trenes y calles en 1993, y ya hacia el 2001 sus obras de stencil (plantillas y aerosol) estaban en todo el país.

    Entre sus obras más conocidas figuran Niña con balón (Girl With Balloon), subastada en octubre de 2018 por 1,3 millones de dólares, que cambió su nombre a Love is in the Bin (El amor está en la papelera) cuando intentó destruirse durante la venta y pasó a ser la primera obra de arte de la historia creada en directo en una subasta.

    Otra es la pintura de grandes dimensiones Parlamento involucionado (2009) donde representa la Cámara de los Comunes invadida por chimpancés, que fue subastada en 2019 con un precio récord de 12,1 millones de dólares en Sotheby’s, en medio del debate sobre el Brexit.

    Y este año se subastó la obra Niño jugando con enfermera (2020) cuyo valor fue donado al sistema de salud británico y con el cual el artista homenajeó al personal de salud en el transcurso de la crisis sanitaria por el coronavirus.

    Autor de grafitis, pinturas y serigrafías, entre sus temas, retratados de modo irónico y con sentido del humor, aparecen su mirada crítica sobre la tragedia de la migración a Europa y los muertos en el intento, el racismo -el año pasado se pronunció sobre el asesinato de George Floyd y el movimiento Black Live Matters-, la pobreza, la hipocresía, la codicia, el amor, la esperanza, los sueños cancelados, la vigilancia, la represión policial y las guerras.

    Sus imágenes más icónicas son las ratas -una herencia de Blek Le Rat, el grafitero francés pionero del stencil-, como las que pintó en el subte de Londres con la reapertura del servicio tras el confinamiento, o en pleno aislamiento en el baño de su casa. También los cuadros que retoman a grandes maestros de la pintura a los que reversiona, como el tríptico Mediterranean sea view 2017, subastado en 2020 y cuyo monto fue donado a un hospital de Palestina, en el que aborda la crisis migrante europea de 2010 representada con el estilo románico de las pinturas del siglo XIX.

    Pero el arte de Banksy es también una marca, un sello. Esto se aclara en la página pestcontroloffice.com donde se administra su obra y se da cuenta de la autenticidad con sus certificados correspondientes, además de ser el medio de comunicación con el artista que sólo usa Instagram como red social y que no está representado por ninguna otra galería o institución.


    Desde Pest Control, por ejemplo, se advierte a los seguidores sobre las exposiciones falsas de la obra de Banksy. Unas 27 exhibiciones se realizaron sin su consentimiento ni participación; siendo las más recientes las inauguradas en Berlín, en Madrid y el último 20 de mayo en Londres.

    Entre sus proyectos se encuentra The Walled off hotel, un hotel en Belén (Palestina) inaugurado en 2017 promocionado por contar con las mejores vistas del mundo, cuyos cuartos dan al muro instalado por Israel para separar a las poblaciones. Diseñado y producido por el artista al lado del muro, tiene habitaciones temáticas, un museo, una galería de arte y su ubicación se explica en estas palabras: “Este lugar es el centro del universo: cada vez que Dios viene a la tierra parece ocurrir cerca de aquí”.

    En esa versatilidad también está el documental Exit through the gift shop (Salida por la tienda de regalos, 2010), una crónica sobre el arte urbano (ganador en Cannes y Venecia) donde aparecen las incursiones de un Banksy que instala algunas de sus obras en museos reconocidos.

    El artista Martín Ron, quien retomó el motivo del globo en forma de corazón -uno de los íconos de Banksy- para tres de sus últimos murales y es considerado uno de los diez mejores muralistas del mundo, asegura que “Banksy es un fenómeno increíble. Es la ´cara visible´ del movimiento arte urbano, así como Picasso fue al cubismo y Dalí al surrealismo, Banksy es definitivamente al arte urbano”.

    “Tiene todo: es anónimo, es disruptivo, es ilegal, sus obras están super valuadas, se sigue reinventando sin perder su esencia. Con todas estas facetas genera una revolución al utilizar el espacio público para expresarse, para dejar testimonios de todo lo que le pasa. Es un ser global porque no solamente hizo crítica en Bristol, sino que intervino en el muro de Palestina. Está siempre mojando la oreja en todos los conflictos internacionales, todo donde se puede criticar el sistema capitalista. Pero se termina mordiendo la cola porque se convierte también en un engranaje más del sistema que aporta un montón de valor”, reflexiona.

    Nota: Marina Sepúlveda (Télam)