El espacio de arte vuelve a funcionar en un nuevo local y con un enfoque distinto. Hablamos con su directora y nos contó todos los detalles.

    A casi dos años de cerrar sus puertas y continuar funcionando de manera online, Mandrágora Galería vuelve a abrir con una propuesta renovada y una nueva visión. El espacio, ubicado en pleno centro mendocino, es llevado adelante por Andrea Cano, quien hace más de 15 años se dedica a la promoción y venta de obras de arte.

    El debut del nuevo local trae consigo una propuesta y una dinámica diferente.  «Antes Mandrágora era una galería de exposiciones, por lo que durante un mes se podía visitar la muestra individual de un artista, todo estaba sujeto al catálogo anual que teníamos. Ahora la propuesta es más dinámica, se van a poder ver obras de varios artistas que irán rotando más seguido y la idea también es hacer un cruce de disciplinas. Será más fluido el movimiento», explica Andrea.

    Sin embargo, los objetivos del proyecto siempre han sido los mismos y se mantienen firmes: potenciar el contacto del público con las obras.  «La idea es que la gente vaya caminando por el centro, vea una vidriera y haya una obra de arte, y que ese público sea cada vez más amplio. Todo esto cobra sentido cuando otra persona lo ve, por eso es tan importante el espacio físico y la vidriera, para que pasen vean y puedan interactuar conmigo, con los artistas o con las obras mismas», dice Cano y agrega: «hay una situación mental, sensorial, que a veces sucede cuando nos detenemos a mirar algo unos segundos, seguimos y luego eso queda dando vueltas en nuestra cabeza…eso es justamente lo que buscamos, y no es algo menor cuando se trata de artistas de tu provincia, y tampoco es menor en el contexto actual, luego de una pandemia», cierra la galerista.

    Andrea explica que durante el confinamiento hubo un resurgimiento de lo plástico. En esa etapa, gracias a los dispositivos digitales, se vieron más películas, más fotografías, más obras plásticas y se consumió todo tipo de arte visual. Justamente eso fue una motivación para volver a armar Mandrágora como un espacio real, que puede ser visitado.  «Es buenísimo que, a través de una pantalla, podamos acceder y ver cosas que de otra manera no podríamos, pero también está bueno verlas en vivo en tu barrio.»

    Pero el incentivo para abrir de nuevo la galería también fue personal.  «Tenía ganas de trabajar fuera de casa. Es lindo atender a la gente, hablar, hacer una visita guiada y otras cosas que se dan en el espacio físico».

    ¿Cómo se siente volver a abrir después de todo este tiempo?

    Contenta porque ha sido un desafío personal. Espero que a la gente le guste, lo disfrute y más gente lo descubra. Tal vez después no se acuerden el nombre de la galería, o del artista, pero espero que les quede algo en su cabeza, que interactúen un poquito… Si eso sucede el objetivo está cumplido.

    Actualmente se encuentran en exposición obras de Osvaldo Chiavazza, Fausto Caner, Joselito Sabogal (Perú), Oscar Reina, Federico Calandria y Amadeo Seguy.

    Mandrágora Galería se ubica en la calle San Lorenzo 423 de Ciudad y se puede visitar de lunes a viernes de 10 a 13h y de 17 a 21 h. Además, pronto abrirá su tienda online para hacer envíos a todo el país. Novedades en su cuenta de Instagram

    Notas y fotos: Agustina Agost